•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nelson Enrique Téllez Huete, de 35 años,  se convirtió en la víctima número 44 de los violentos episodios registrados durante protestas de abril. El joven no participaba en las protestas, “le dispararon a quemaropa”, cuando se encontraba en una calle de Ciudad Sandino, denunció su familia.

A Nelson Enrique Téllez Huete lo hirieron la noche del viernes 20 de abril cuando se encontraba a unas cuadras de su casa, en la Zona 4 del municipio de Ciudad Sandino, junto a Juan Carlos López Martínez, quien también fue alcanzado por las balas y murió.

El joven permaneció doce días en condición crítica en el Hospital Antonio Lenín Fonseca, donde ayer fue declarado fallecido.

 “No quiero un hijo mártir, pido justicia”

Según la madre, Martha Estela Huete Pavón, de 54 años, desistió denunciar la muerte de su hijo antes, por desconfianza y lo tardío del proceso. 

“No quise denunciar porque son ellos mismos, ni (acepté) que lo llevaran a Medicina Legal porque no sé cuánto tiempo lo iban a dilatar, para ver qué mentira me iban a meter, mejor firmé y allá está el de arriba (Dios) que él se va a encargar. Sí voy a ir a los Derechos Humanos a denunciar”, agregó mientras recibía el cadáver de su hijo.

En el acta de defunción se indica que Nelson Enrique Téllez Huete falleció a causa de un shock neurogénico, herida por arma de fuego en el tórax izquierdo y edema cerebral severo.

La víctima deja cuatro hijos en la orfandad de 17, 12, 8 años y el menor de 14 meses de nacido.

Regresaba de trabajar

Téllez Huete trabajaba como cadete de taxi y el viernes 20 de abril a las 6:30 p.m. salió de su casa para guardar el vehículo, pero de regreso se quedó en una esquina observando una revuelta que había cerca de la Alcaldía.

“Él está platicando con el muchacho (Juan Carlos López Martínez) que también a él lo mataron. Dicen que pasaron dos motorizados uno de civil y otro de militar y le dispararon a quemaropa, sin haber para qué, porque solo estaban viendo, no estaban participando en nada”, aseguró Martha Estela Huete.

La noticia comenzó a correr en el barrio y cuando su madre marcó insistentemente al celular de Nelson una voz de mujer le respondió: “Dejen de estar molestando, este muchacho está grave”.  Era la enfermera del hospitalito de Ciudad Sandino de donde, luego, el hombre fue trasladado al Lenín Fonseca.

 Exigen que hospital responda por muerte de estudiante

La madre de la víctima relató que Téllez Huete permaneció consciente durante los primeros días, pero que su condición empeoró luego de ser sometido a una cirugía.

“Solo contestaba cuando le hablabas, él te apretaba la mano, hasta me levantó un pie cuando le pregunté si sabía que yo era su mamá. Todavía el sábado 28 de abril le hicieron esa traqueotomía y el domingo me dicen (los médicos) que se le había subido uno coágulos de sangre a la cabeza”, relató Huete.

El martes el joven fue declarado con muerte cerebral. “Me dijeron que solo estaban las máquinas trabajando y ayer a las 12:10 murió”, precisó su madre.

Conteo de muertos en aumento

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), confirmó que con el fallecimiento de Nelson Erique Téllez Huete, a cifra de víctimas de las sangrientas protestas de abril que este organismo contabiliza se elevó a 44, y temen que siga en aumento.

“Este joven es la víctima número 44 que confirmamos y hoy (ayer) estamos también corroborando otros tres casos que tenemos reportados”, dijo Marlin Sierra, directora ejecutiva del Cenidh.

Hasta el pasado fin de semana el Cenidh había logrado corroborar el fallecimiento de 43 personas, al contrastar actas de defunción e información brindada por los familiares de las víctimas.

Al ser consultada sobre cuándo podría tenerse un dato completo sobre la cantidad de personas que perdieron la vida durante las protestas, los lesionados y desaparecidos la fuente mencionó que probablemente el próximo viernes tengan el consolidado.

 Estudiantes de Upoli vuelven a levantar barricadas

“Aún tenemos referencia de tres personas que permanecen en estado crítico en hospitales públicos del país y se maneja también un aproximado de diez personas que se mantienen reportadas como desaparecidas, pero creo que una fecha prudencial para tener listo un dato sería el viernes 4 de mayo”, señaló Sierra.

Siguen denunciando

Por otro lado, familiares de las personas que murieron durante las protestas siguen demandando justicia, a través de denuncias ante organismos de Derechos Humanos y entidades gubernamentales. 

Una de estas denuncias ante el Cenidh, fue presentada ayer por Katherine Álvarez Zavala, viuda de Erick Andrés Cubillo, fallecido el 20 de abril en las inmediaciones de la catedral de Managua.

Según la denunciante, las autoridades policiales del Distrito I han hecho poco o casi nada para tratar de esclarecer las circunstancias del crimen e inclusive la capitán Jenny Velásquez, encargada de la investigación, le expresó la semana pasada que todavía no se puede realizar el peritaje de los hechos por el peligro que hay en la zona.  

“Ellos aún tienen retenidas sus pertenencias, cédula, ropa, mochila e identificaciones. Él era trabajador, padre de dos niños y el único sustento de la casa, yo quiero justicia porque su crimen no puede quedar impune”, expresó Álvarez.

La joven se presentó ayer también ante la Fiscalía General de la República para denunciar el caso.