•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los dos guatemaltecos que emprendieron un viaje en bicicleta desde su país hasta Nicaragua para solidarizarse con los universitarios no lograron cruzar la frontera norte.

Andrés Fonseca y Salomón Pinto, miembros de Resistencia Centroamericana, la mañana de este miércoles fueron retenidos por las autoridades migratorias en el puesto fronterizo de El Guasaule, Chinandega, donde se les informó que no podrían ingresar al país.

 Ciclistas de Guatemala traen mensaje de paz

“Me tuvieron esperando un tiempo para decirme que tenía prohibido el acceso al país, ya que por orden estatal ellos tenían indicado que no debían dejarme pasar a mí. Me citaron una ley, que no sé ni siquiera si existe, sobre que se reservaban el derecho de acceso a cualquier extranjero que intentara entrometerse en temas de la población nicaragüense”, declaró Andrés Fonseca, ciclista, entrenador y dirigente de Resistencia Centroamericana.

Fonseca y Pinto emprendieron el viaje el pasado 28 de abril y pedalearon 660 kilómetros desde Guatemala hasta Honduras, donde se les sumaron los ciclistas Melvin Betancourt y Juan Alexis Betancourt.

Los cuatro pretendían ingresar a Nicaragua para traer “un mensaje de paz” al país, a propósito de los enfrentamientos violentos ocurridos en las protestas desarrolladas a nivel nacional en las últimas dos semanas.

 Ciclistas pedalearon hasta la Upoli para rendir homenaje a estudiantes

“Tengan siempre claro que el amor es la única vía para solucionar los problemas. A las autoridades les digo: Ustedes también son pueblo, por lo que deben garantizar la seguridad de la población”, expresó Fonseca a El Nuevo Diario, luego de recibir la negativa a su solicitud de ingreso a Nicaragua.

En total, los ciclistas pretendían recorrer 860 kilómetros desde Guatemala hasta Managua, donde se reunirían con movimientos de ciclistas nicaragüenses para compartir ese mensaje de paz.

 Pedaleada en homenaje a estudiantes caídos en protestas de Nicaragua

“No se desanimen, esto sabíamos que podía pasar desde el día 1, en el primer video dije que no estaba en mis manos pasar la frontera, pero yo tenía que llegar. Estoy aquí, di la cara y me regreso tranquilamente porque sé que cumplimos con uno de los objetivos.

Hay que seguir adelante, el trabajo de ustedes es difundir ese mensaje de paz”, precisó el ciclista en un video publicado en Facebook, en el que también se refirió a que no recibió ningún tipo de maltrato por parte de las autoridades migratorias.

“Nos consideraron una amenaza. Un par de flacuchos que vienen en bicicleta desde Guatemala, cansados y deshidratados somos un peligro. Tengo un sentimiento de impotencia.  Ellos se están quitando las máscaras”, expresó Fonseca al despedirse en tierra hondureña.