•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) llamaron este jueves a instalar el diálogo nacional “lo más pronto posible”, indicando que la sede será el Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima.

Los jerarcas de la Iglesia, que serán mediadores y testigos del diálogo, enfatizaron que el objetivo de este será “revisar el sistema político del país desde su raíz, para lograr una democracia auténtica”.

El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la CEN, y monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, recordaron que la Iglesia aceptó mediar en el diálogo, pero puso como condición al Gobierno que este sea de agenda abierta, para abordar todos los temas importantes del país.

“Las dolorosas muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias deben ser esclarecidas a fondo”, expresó el cardenal Brenes al leer el comunicado de la CEN.

Los obispos también llamaron a los estudiantes universitarios, que lideraron las protestas de abril contra las reformas al Seguro Social y ahora piden justicia por los muertos, que se organicen “lo más pronto posible” para definir su agenda y sus representantes en el diálogo que reunirá a varios sectores de la nación.

Luego pidieron a los universitarios “estar atentos a grupos ajenos al movimiento estudiantil que están actuando agresivamente, sembrando la confusión”.

Buscan acuerdo

Tras el anuncio de la CEN, el Movimiento Estudiantil 19 de Abril, liderado por jóvenes que permanecen en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), informó que el cierre temporal de algunas universidades públicas ha retrasado el proceso de organización que tenían previsto.

Los obispos afirman que la agenda del diálogo nacional será “abierta”, pero el fin es un cambio democrático profundo.

“Tenemos una junta directiva que ha hecho invitaciones a las demás universidades, a que se citen dentro de sus recintos para organizarse de forma interna y elegir a sus representantes, primero por carrera, luego por facultad y después a nivel de universidad, para que los líderes se reúnan en un mesa y lleguen a un acuerdo para determinar quién nos va representar en el diálogo”, explicó Jean Carlos López, del Movimiento Estudiantil 19 de Abril.

El cardenal Brenes instó a todos los sectores que estarán representados en el diálogo a respaldar de forma pública a las personas propuestas para participar, elegir la agenda que presentarán en la mesa plenaria y “abrir sus corazones a la buena voluntad, para que todo sea resuelto pacíficamente y con sentido de responsabilidad”.“Las dolorosas muertes sufridas durante las manifestaciones universitarias deben ser esclarecidas a fondo”, expresó el cardenal Brenes al leer el comunicado de la CEN.

La democratización

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, explicó que los temas a tratar en el diálogo son primordialmente “la democratización del país, la institucionalidad, es decir, donde los poderes del Estado realmente sean independientes, conformados con personas honorables y notables que le garanticen al pueblo vivir y trabajar en paz y libertad dignamente”.

Iglesia: La verdadera paz es obra de la justicia

Conseguir un Poder Electoral confiable, es otro de los temas que más urge abordar en el diálogo entre el Gobierno, el sector privado, los estudiantes y la sociedad civil, dijo monseñor Álvarez.

Eso permitiría “poder en el momento correspondiente elegir libremente a las autoridades que vayan a regir los destinos futuros de este país, hacerlo con garantías absolutas de tener elecciones justas y transparentes donde se respete el voto y la voluntad de cada uno de los nicaragüenses”, expresó el obispo.

De las protestas y muertes a la ruta del diálogo

El plazo 

Los obispos reiteraron que un mes después de iniciado el diálogo nacional, del que aún no hay fecha de inicio, se reunirán para analizar el avance de los acuerdos y si no ven voluntad de cumplimiento abandonarán el proceso.

“Si los obispos de la CEN evaluamos que no se están dando esos pasos, informaríamos al pueblo de Dios, a quien acompañamos, y le diríamos que así no podemos seguir y que no se pudo”, recordó el cardenal Brenes.