•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La violencia en las manifestaciones de abril pasado dejaron “gravísimas consecuencias para la vida, integridad física y libertad personal” de los nicaragüenses, informó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Este organismo logró investigar y corroborar, con testimonios de los familiares, un total de 45 muertes durante las protestas ocurridas en diferentes puntos del país entre el 19 y el 30 de abril.

El último caso registrado fue el de Nelson Téllez Huete, fallecido este jueves 3 de mayo, tras permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital de Managua desde el 22 de abril, por heridas con arma de fuego.END

Las protestas también dejaron al menos 400 lesionados y 60 desaparecidos, así como la detención de unos 350 manifestantes entre Managua, León y Masaya, según el Cenidh. “No es posible tener un número exacto por la falta de información de parte de las autoridades”, precisa el informe divulgado este viernes.

El reporte agrega denuncias de agresiones a quienes habían sido detenidos, hostigamiento a defensores de los derechos humanos y agresiones, robos y censura a periodistas o medios de comunicación.

Estos hechos son considerados como “violaciones de los derechos humanos”, por atentar contra el derecho a la vida, a la integridad física y a las libertades individuales, de manifestación y de expresión, motivos por los que han solicitado la participación de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en las investigaciones de estos casos.

“El diálogo tenemos que buscar cómo apoyarlo, pero va a ser un aporte importante en el momento en que Nicaragua haya llegado a un sistema democrático. Como organismo de derechos humanos valoramos que es un camino muy difícil”, dijeron directivos del Cenidh.