•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Movimiento Estudiantil 19 de Abril, formado por universitarios que protestan contra el Gobierno de Daniel Ortega, denunció hoy que el Poder Judicial acusó a tres jóvenes que apoyan sus manifestaciones como "coautores directos del delito conspiración para ejecutar motín".

En una declaración pública, ese Movimiento indicó que la jueza penal del municipio de Jinotega (norte), Diana Jarquín, citó a los ciudadanos Enrique García Centeno, Kenneth Altamirano y Andy Josué Herrera para responder por ese presunto delito "en perjuicio del orden público del Estado de Nicaragua".

"Se quiere neutralizar y criminalizar el derecho a la protesta cívica contra el régimen" de Daniel Ortega, señaló ese Movimiento.

"Si no mantenemos las protestas pacíficas uno a uno nos irán metiendo presos o peor aun, matándonos", advirtió ese grupo.

El Movimiento Estudiantil 19 de Abril pidió al pueblo de Jinotega no dejar solos a los tres acusados, que deberán comparecer ante la judicial el próximo miércoles 9 de mayo, día en que ese grupo convocó a una marcha nacional.

Ese Movimiento ha convocado a una manifestación ese día, que tendrá como punto de partida los alrededores de la Catedral de Managua con el lema "Por la Justicia y la Democratización de Nicaragua".

Además ha invitado a participar a todos los sectores para esa marcha.

Nicaragua atraviesa una crisis que hoy cumple dieciocho días, debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que iniciaron por reclamos a unas medidas de seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión, debido a las múltiples muertes causadas durante las protestas.

Desde que comenzaron las protestas hace más de dos semanas, los enfrentamientos violentos que se produjeron en Nicaragua dejaron al menos 45 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 los fallecidos.

Nicaragua vive pendiente del comienzo del diálogo que protagonizarán el Gobierno y el sector privado, con la Conferencia Episcopal (CEN) como mediadora, aunque todavía no se ha establecido una fecha para su celebración.