Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Monseñor Ismael Serrano, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel, en Managua, denunció que los empleados públicos están siendo obligados a afilarse al partido de gobierno.

La denuncia fue hecha pública por el religioso durante una de las misas dominicales, donde señaló que hay quienes están siendo obligados a firmar su adhesión al partido gobernante para poder conservar su empleo en el Estado.

“Hay quienes me han dicho que han tenido que firmar algo en lo que no creen y con lo que no están de acuerdo, pero lo hacen porque tienen necesidad de su trabajo”, dijo monseñor Serrano durante la homilía.

El sacerdote señaló que la situación antes denunciada evidencia que sobre Nicaragua se cierne nuevamente “la noche oscura” de la que habló el papa Juan Pablo II, durante su segunda visita a Nicaragua el 7 febrero de 1996.

En aquel entonces, el recordado pontífice que pisó tierra nicaragüense en dos ocasiones, dijo que durante su primera visita apostólica en marzo de 1983, Nicaragua vivía “una noche oscura”, en referencia a la situación en que encontró el país en su primera visita oficial.

La denuncia se produce en medio de una campaña de varias instituciones gubernamentales, que anuncian semanalmente con “bombos” y “platillos”, que sus empleados se han convertido en militantes del partido FSLN.