•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los miembros de la “Comisión de la Verdad”, electos este domingo en la Asamblea Nacional con la totalidad de los votos de la bancada sandinista, son el padre Francisco Uriel Molina, Jaime López Lowery, Mirna Kay Cunningham, Adolfo José Jarquín Ortel y Cairo Melvin Amador.

Francisco Uriel Molina es un sacerdote que en los años 80 promovió la Teología de la Liberación, rebelándose contra la jerarquía católica y predicando a favor del entonces gobierno sandinista. En 1996, por su relación con el partido Frente Sandinista (FSLN) lo expulsaron de la orden franciscana.

Javier Francisco López Lowery perteneció a la Policía Nacional y actualmente trabaja como vicerrector general de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua). 

Mirna Cunningham es una antigua activista del partido FSLN en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN), con influencia en los centros universitarios de la Costa Caribe, y contribuyó a las protestas de los estudiantes contra los gobiernos de los años 90, cuando el FSLN era oposición.

Adolfo Jarquín Ortel es reconocido por haber cambiado de bando políticos en varias ocasiones, para ostentar cargos como el de subprocurador de Derechos Humanos. En 1999, siendo liberal, fue investigado por el Ministerio de Relaciones Exteriores por anomalías administrativas en su gestión como cónsul de Nicaragua en Los Ángeles, California, descubriéndose un faltante de poco más de 41,000 dólares, según informó en su momento el contralor colegiado Luis Ángel Montenegro.

Cairo Amador es conocido como un opinador profesional cercano al FSLN, que comparece en diferentes programas de radio y televisión haciendo análisis sobre el país.

Liberales se retiran

Los diputados liberales se retiraron de la sesión y los legisladores sandinistas eligieron a los miembros de la comisión. En tanto, la diputada del partido indígena Yátama, Nancy Elizabeth Enríquez, única que se abstuvo de votar, manifestó su desacuerdo con la comisión, porque sus miembros tenían que ser propuestos por la población en general.

Los universitarios, en protesta, rechazaron la formación de la “Comisión de la Verdad” . AFP/END

Enríquez afirmó que ni Cunningham ni Jarquín Ortel son idóneos porque ninguno está comprometido con los derechos humanos. Afirmó que el hijo de Mirna Cunningham (Carlos Alemán Cunningham) es el gobernador de Bilwi (Caribe Norte).

“No avalamos como líderes de los pueblos indígenas a Cunningham”, afirmó la diputada, quien apoya la petición de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realice las investigaciones por las muertes en las protestas de abril.

Organizaciones de derechos humanos también dijeron que desconfían que los cinco miembros de la “Comisión de la Verdad” puedan realizar una investigación veraz sobre las muertes durante las protestas de abril.

El Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh) declaró este domingo que las personas que conforman esa comisión están comprometidas con el Gobierno.

Los universitarios, en protesta, rechazaron la formación de la “Comisión de la Verdad”, indicando que está “deslegitimada” para investigar lo que pasó durante las protestas.