•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reiteró al Gobierno de Nicaragua su solicitud de ingreso al país para investigar las muertes, desapariciones, aprehensiones y lesiones que dejó la jornada de protestas de abril, al considerar que las acciones que se desarrollan a nivel interno “no cuentan con la credibilidad de toda la población”.

“Reiteramos de manera categórica y urgente nuestra solicitud de anuencia para la conducción de una visita a Nicaragua a fin de verificar los hechos acontecidos en la represión de protestas y las medidas adoptadas posteriormente”, publicó la CIDH en su cuenta oficial de Twitter. 

La CIDH afirma haber recibido información “preocupante” que indica que algunos familiares de las personas fallecidas durante las protestas “fueron obligados a no presentar denuncias para que les entregasen los cuerpos”.

Antonia Urrejola, relatora de la CIDH para Nicaragua.

No hay permiso 

El pasado 26 de abril la CIDH solicitó al Gobierno su autorización para ingresar al país e investigar lo ocurrido, pero contestó diciendo que debían “aguardar los procesos internos”. 

Al respecto, la Comisión sostiene que “las investigaciones iniciadas en Nicaragua sobre las muertes y los heridos en la represión de las protestas no cuentan con la credibilidad de toda la población nicaragüense”.

Urge garantía de derechos 

La violencia en Nicaragua, según la CIDH, afecta de forma particular a niños, niñas y adolescentes. “Urgimos al Estado a adoptar medidas inmediatas para garantizar sus derechos a la vida y la integridad, y su derecho a la libertad de expresión sin represalias de ningún tipo”.

Ayer por la tarde, miles de habitantes de Masaya participaron en una marcha pidiendo justicia por los fallecidos en las protestas.

El organismo internacional expresó que desde que iniciaron las protestas en Nicaragua “hay personas que fueron detenidas y permanecen con paradero desconocido. Urgimos al Estado a garantizarles trato humano y ofrecer a familiares información precisa respecto de motivo y sitio de detención”. 

A la vez llamó al Estado de Nicaragua a abrirse al escrutinio internacional, “lo cual contribuirá al establecimiento de un diálogo constructivo en Nicaragua”. 

Antonia Urrejola, relatora de la CIDH para Nicaragua, declaró que “los países avanzan cuando se logra saber la verdad y se sanciona a los responsables”, refiriéndose a la investigación de las muertes en las protestas.

La CIDH afirma haber recibido información “preocupante” que indica que algunos familiares.Óscar Sánchez/END

Piden diálogo inclusivo

El diálogo nacional que se establezca en Nicaragua, a criterio de la CIDH, debe ser inclusivo y creíble por parte de todos los sectores y reiteró su disposición de apoyar el proceso.

A través una petición abierta en la plataforma change.org casi 10,000 nicaragüenses ha pedido permitir la visita de la CIDH. Por su parte, los universitarios aglutinados en una coalición estudiantil, le exigieron al gobierno permitir el ingreso del organismo como una de sus condiciones para unirse al dialogo.