•  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua registró el pasado sábado una nueva muerte materna, la undécima en 2018, informó hoy la vicepresidenta del Gobierno Rosario Murillo.

La víctima, que se enfrentaba a su primer embarazo, falleció en el Hospital Gaspar García Laviana de Rivas, a 100 kilómetros de Managua, después de permanecer en el centro hospitalario durante tres días por dificultades respiratorias y baja presión arterial.

"En condición crítica se trasladó a cuidados intensivos. No respondió al tratamiento y falleció el 5 de mayo, el día sábado", señaló la dignataria.

La mayoría de mujeres que sufren muerte materna pierden la vida por hemorragia durante el embarazo, en el parto y en la recuperación del parto, según datos oficiales.

La Primera Dama detalló que la fallecida tenía un embarazo "caracterizado por la presencia de un crecimiento anormal que contiene un embrión no viable en el útero".

El Gobierno de Nicaragua, que recientemente anunció una campaña para evitar las muertes maternas, ha expresado públicamente su preocupación por las mismas, a pesar de que la cantidad se viene reduciendo en los últimos tres años.

La mayoría de mujeres que sufren muerte materna pierden la vida por hemorragia durante el embarazo, en el parto y en la recuperación del parto, según datos oficiales.

En los últimos diez años, Nicaragua bajó la tasa de mortalidad materna de 118 por cada 100.000 nacidos vivos a 50,6 por cada 100.000 nacidos vivos, de acuerdo con los registros del Ministerio de Salud.