•  |
  •  |
  • EFE

La situación de violencia que vive Nicaragua, los casos de tortura en México y la designación de un nuevo fiscal en Honduras centraron hoy el primer día de audiencias públicas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), del 168 periodo de sesiones, que se realiza en Santo Domingo.

Representantes de la sociedad civil de México pidieron a la CIDH instar al Gobierno de su país a reformar la Constitución para crear una Fiscalía "autónoma, independiente y profesional" para investigar los casos de tortura.

Durante su exposición, señalaron que la tortura en su país forma parte "de una práctica normalizada y peor aún, resulta ser común entre las instituciones militares, policiacas y de procuración de justicia en los diferentes niveles de Gobierno".

Argumentaron que las 16 sentencias condenatorias emitidas por el Poder Judicial Federal desde 2006 "son la excepción a las más de nueve mil investigaciones por tortura que se han abierto en el mismo periodo" por parte de la Procuraduría General, "lo que quiere decir que la impunidad sigue imperando en el país".

En respuesta a la denuncia, los representantes del Estado mexicano señalaron las acciones que adopta ese país para enfrentar el tema de la tortura y afirmaron que el Estado "está obligado a tomar medidas eficaces" para la prevención, sanción y erradicación de la tortura, "actuando de manera decidida y enérgica ante los perpetradores de dichos agravios, nunca en contra de los que valientemente exigen sus derechos a combatirlos".

Al respecto, la presidenta de la Comisión, Margarette May Macaulay, señaló que es obligación del Estado proteger la identidad de las personas detenidas antes de tener una sentencia, y proteger también a sus familias.

La sociedad civil mexicana también denunció la falta de atención por parte del Estado a las personas mayores, principalmente en salud y vivienda, y se conoció el caso de la desaparición y asesinato en 2001 de la mexicana Liliana García Andrade, de 17 años, cuya madre reclamó justicia.

En tanto, en una audiencia sobre denuncias de violación a los derechos humanos y criminalización de personas defensoras en el contexto de las industrias extractivas en Nicaragua, defensores de los derechos humanos denunciaron la situación de ese país a raíz de las protestas de las últimas semanas que han dejado decenas de muertos.

El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua, Marco Antonio Carmona, pidió a la CIDH "poner atención" a esa nación, donde, afirmó, 59 personas han fallecido por las protestas, a lo que la comisionada Antonia Urrejola, relatora para ese país, afirmó que "todos los mecanismos de la Comisión están pendientes" de lo que acontece en esa nación.

Nicaragua atraviesa una crisis debido a multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Daniel Ortega, que comenzaron rechazando reformas de la seguridad social y continuaron a pesar de que el mandatario revocó su decisión.

En esta audiencia, que inició con un minuto de silencio en honor a los fallecidos y a la que no asistieron representantes del Estado, ausencia que fue lamentada por la CIDH, Carmona dijo que Nicaragua "está de luto" y atraviesa por un deterioro de los derechos humanos, por lo que lanzó un "SOS" por esa nación.

La CIDH también celebró una audiencia sobre Honduras, donde representantes de la sociedad civil reclamaron un fiscal independiente y dispuesto a investigar hechos que involucren a autoridades estatales y conoció otra sobre la situación de las comunidades indígenas afectadas por derrames de petróleo en Cuninico y Vista Alegre de Perú.

La CIDH abrió hoy una semana de audiencias públicas en Santo Domingo cuya agenda incluye, además, audiencias sobre Argentina, Bahamas, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras y Venezuela.