•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Cámara de Microfinanzas (Asomif) llamó hoy a que un posible diálogo para superar la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua sea activado "a la mayor brevedad", para que el clima de negocios sea restablecido en el país, que cuenta 47 muertos durante manifestaciones contra el Gobierno de Daniel Ortega.

"Expresamos la importancia (de) que la mesa del diálogo se activa a la mayor brevedad, con actores representativos, para que sus resultados sean creíbles y Nicaragua recupere la paz y armonía, la estabilidad económica y social, la seguridad ciudadana y la democracia para todos, con respeto a las minorías", señaló Asmoif, en un comunicado.

Nicaragua atraviesa una crisis que cumple hoy 21 días, causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra de Ortega, que comenzaron exigiendo la anulación de nuevas medidas de seguridad social, y continuaron a raíz de la represión gubernamental.

Tanto el Gobierno como la empresa privada han mostrado interés en resolver la crisis por medio de un diálogo, con la mediación de la iglesia Católica, pero hasta ahora no hay fecha para su inicio, en tanto la violencia se extiende.

Asomif resaltó que el diálogo debe ser "sincero y transparente". Asimismo las microfinancieras reclamaron la presencia en Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la Organización de Estados Americanos (OEA), y a la que el Gobierno nicaragüense le ha negado el ingreso al país desde hace varios años, incluyendo una solicitud la semana pasada.

Asomif también subrayó que el diálogo debe ser desarrollado sobre las condiciones establecidas por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), basadas en el cese de la represión, la búsqueda de la justicia y una solución pensada en establecer la democracia en Nicaragua.

Las manifestaciones y enfrentamientos violentos han causado al menos 47 muertos, la mayoría entre el 18 y el 22 de abril pasado, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mientras que otras organizaciones humanitarias elevaron a 63 el número de los fallecidos.