•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La imagen de la Virgen de Cuapa, que fue destruida en la rotonda de Ticuantepe la madrugada de ayer, volvió a ser colocada por pobladores de este municipio, quienes exigieron respeto hacia sus creencias. 

A las 11:00 a.m. de este martes, personas autoconvocadas llegaron a la rotonda de Ticuantepe cargando una nueva imagen de la Virgen de Cuapa, que ayer cumplió 38 años de haber aparecido en Cuapa, Chontales, en plena guerra civil. 

Los pobladores narraron que el altar destruido había sido colocado el pasado sábado 5 de mayo, en memoria de los caídos en las protestas. 

El párroco de Ticuantepe, padre Rafael Bermúdez, aseguró que personas que transitaban a las 3:00 a.m. por esa rotonda le informaron que un grupo de personas estaba causando el daño. “Unos muchachos que venían de Cuapa pasaron un poquito antes, casi a las tres de la mañana y miraron la destrucción”, declaró Bermúdez, quien señaló que no tienen sospecha de quién o quiénes pudieron haber destruido la imagen. 

La nueva imagen de la Virgen de Cuapa es un regalo de un grupo de mujeres católicas de Ticuantepe. Otra imagen de la Virgen de Cuapa, pero mucho más grande, fue llevada a este lugar, sin embargo, los pobladores y el padre Bermúdez acordaron colocarla en la rotonda Jean Paul Genie.

Conflicto

La alcaldesa de Ticuantepe, Ligia Ramírez, llegó a la rotonda con la intención de colocar otra imagen de la Virgen en reposición de la destruida, sin embargo, los pobladores que se encontraban desde antes criticaron su presencia.  

El acto provocó momentos de tensión entre los ciudadanos autoconvocados y los trabajadores de la Alcaldía de Ticuantepe que acompañaban a Ramírez. 

Personas autoconvocadas llegaron a la rotonda de Ticuantepe.

El párroco Rafael Bermúdez estuvo todo el tiempo en la rotonda para evitar enfrentamientos entre los dos grupos.