•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El sector del transporte público de Managua se reunió el martes para considerar los riesgos luego que el lunes fueran quemadas dos unidades durante las protestas, y pese a que acordaron continuar prestando el servicio la tarde de ayer, fue evidente la reducción de unidades circulando. 

El lunes por la noche, un grupo de encapuchados retuvieron siete unidades del transporte colectivo de las cuales dos eran de la ruta 104. 

El presidente de la Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo (Urecootraco), Danilo Sánchez, informó que las unidades de la 112 y 104 fueron incendiadas, mientras  otra 104 terminó con los vidrios quebrados.

“Ayer interpusimos la denuncia en la Policía, y anunciamos que íbamos a trabajar normal. La población no tiene la culpa. Estamos llamando al diálogo y la paz, estamos entrando a las 4:30 a.m. y terminando nuestro horario siguiendo nuestro mismo recorrido”, aseguró Sánchez.

 “La población no puede estar sufriendo. Necesita trasladarse a su centro de trabajo y también necesitamos traerlos y llevarlos, porque también estas unidades hay que terminar de pagarlas”, alegó Sánchez destacando que aún no tenían una valoración de las pérdidas que fueron totales en dos unidades. Según el informe del gobierno central sobre la entrega de buses en 2009-2103, cada unidad tiene un valor aproximado de US$25 mil.

Como Urecootraco, a los conductores les recomendaron que eviten la confrontación. “No queremos entrar a pelear. La Iglesia católica ya hizo un llamado a que se calme esto y mientras siga, la población es la que está sufriendo”, apuntó Sánchez señalando que van a tomar medidas de seguridad y sus socios no se van a quedar desprotegidos.