•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Comerciantes del mercado Oriental lograron capturar y entregar a la Policía Nacional a dos jóvenes que, presuntamente, intentaron causar otro incendio en ese centro de compras el martes de la  medianoche. El hecho ocurrió en el sector de Las Piñatas, ubicado en los alrededores de la antigua azucarera.  

 Natanael Zepeda, dueño de tres negocios en el Oriental, explicó que entre las 11:30 p.m.  y 12:00 p. m. circulaban por la zona cinco jóvenes sospechosos y el grupo de vigilancia nocturna del mercado, conformado por los mismos vendedores, procedió a detenerlos; porque desde que ocurrió el último incendio en el mercado, no han quedado tranquilos y cuidan sus tramos.

Los dueños de tramos decidieron marchar de una oficina policial a otra para interponer formalmente su denuncia. Orlando Valenzuela/END

“Si ellos no tenían nada que temer, porque anda gente huele pega ahí, no se hubieran corrido. Se les dio persecución y mis compañeros agarraron a dos de ellos y fueron trasladados a la Estación Uno. Luego encontramos tres botellas de gaseosas llenas de gasolina y con una mecha, estaban listas para prenderles fuego”, dijo Zepeda. 

No atendían

Añadió que tras la captura, él llamó más de 20 veces a la Policía y nadie respondió. 

De igual manera, otros vendedores llamaron a  la Policía y tampoco obtuvieron respuesta, por lo cual decidieron acudir a dicha estación, donde recibieron a los detenidos y las pruebas del delito, pero no les recibieron la denuncia, supuestamente porque era medianoche. 

Pude constatar que los dos jóvenes son menores de edad y no van a estar presos mucho tiempo, pero con esto quiero sentar un precedente”, destacó Zepeda. 

Este miércoles, en horas de la mañana un grupo de comerciantes se dirigió a la Estación Uno, ubicada en Gancho de Caminos, pero los oficiales les informaron que los detenidos habían sido trasladados a la Estación Cuatro, que se encuentra detrás del Complejo Policial Ajax Delgado, porque la zona donde ocurrieron los hechos corresponde a esa circunscripción.

Marcha

Uno de los acusados es hijo de una persona que fue condenada por haber provocado un incendio anterior en el Oriental, según los denun-ciantes.

Los dueños de tramos decidieron marchar de una oficina policial a otra para interponer formalmente su denuncia. Durante el recorrido invitaban a los demás comerciantes a unirse a la  marcha. 

Por su parte, Martha Pérez, comerciante, afirmó que en el Oriental todos los vendedores están pidiendo protección policial para sus negocios. 

“Nosotros no estamos aquí por partido. Anoche agarraron a esos hombres que le querían pegar fuego al sector donde nosotros trabajamos. Es por nuestra comida que estamos peleando, el sustento diario de nuestros negocios. Estamos aquí para que se haga justicia”, expresó Pérez.

Una vez en la Estación Cuatro, las autoridades policiales permitieron el acceso solamente a dos personas, quienes interpusieron la denuncia formalmente.

Sin embargo, les pidieron una de las botellas con gasolina que habían encontrado en el lugar de los hechos, a pesar de que los comerciantes ya habían entregado dos de ellas en la Estación Uno.  

Además, los oficiales no les dijeron los nombres de los detenidos ni dejaron verlos. No obstante, a uno de los dos menores los comerciantes lo señalan como familiar de una persona que fue acusada y condenada por un incendio anterior.

 Ayer en horas de la tarde, otro grupo de vendedores acudió a las oficinas de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), ubicada en la antigua azucarera para pedir respaldo ante los últimos acontecimientos, pero se les informó que no los podían atender y que habrá una reunión hoy a las 10:00 a.m. para que expongan el caso. 

Piden paz en Granada

Entre tanto, los comerciantes del mercado municipal de Granada, a través de una conferencia de prensa hicieron un llamado para que reine nuevamente la paz en Nicaragua,  porque señalan que desde que se realizan constantes protestas, las ventas han disminuidos considerablemente.

Dueños de diferentes tramos afirmaron que las pérdidas son cuantiosas y que gran parte del producto no se está vendiendo, por la poca afluencia de visitantes que llegan al centro de compras. 

(Con la colaboración de Katherin Chavarría).