•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el Gobierno de Nicaragua propuso la semana pasada a la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) que el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Medina, no sea uno de los invitados al diálogo nacional, el académico aseguró que todavía no da por cancelada su participación, porque no ha recibido una comunicación oficial de los obispos sobre tal decisión. 

“En este momento lo que está en discusión es mi participación y el anuncio oficial de quiénes van al diálogo. Entiendo que todas ahorita son propuestas. Yo considero que mientras no se me comunique oficialmente por parte de los obispos, si hay una respuesta o no del Gobierno, no doy por cerrado este capítulo”, dijo Medina ayer a El Nuevo Diario.

Según explicó Medina, luego de que la CEN lo invitara al diálogo nacional como representante del sector académico, el Gobierno de Nicaragua propuso que en su lugar se nombrara a la rectora de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), Ramona Rodríguez Pérez. 

La lista de la CEN para representar al sector académico incluía al doctor Medina, al rector de la Universidad Centroamericana (UCA), el jesuita José Idiáquez; y al presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Telémaco Talavera. 

Pero el Gobierno, en una propuesta enviada a los obispos el jueves pasado, sustituía a Medina por la rectora de la UNAN-Managua, considerada oficialista. Aunque conservó en el listado al padre Idiáquez y al ingeniero Talavera, este último es, además, asesor presidencial y rector de la Universidad Nacional Agraria (UNA). 
Sin embargo, Medina cree que “el Gobierno no puede tener capacidad de decidir quién va y quién no va en nombre de la sociedad civil a participar en el diálogo”, por lo que envió a los obispos el viernes pasado una carta interpelando dicha propuesta gubernamental. Los obispos, a su vez, enviaron una carta al Gobierno para que Medina no sea excluido de la mesa de diálogo. 

De acuerdo con académico, le expresaron su apoyo Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa;  Monseñor Silvio Báez, obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua; y el Cardenal Leopoldo Brenes, quienes “hicieron todo lo que se pudo (para apoyarlo) cuando el Gobierno les anunció que no iba”. “En todo momento ellos mantienen la propuesta (original), porque ellos fueron los que me propusieron ser parte del diálogo”, añadió Medina.  

Pero aún no hay respuesta del Gobierno en cuanto a la participación o no del rector de la UAM.

La decisión del Gobierno de excluirlo responde, según Medina, a “las opiniones que yo he vertido en medio de esta crisis tan grande y tan dolorosa para el país”. Sostuvo que el Gobierno ha sido “extremadamente sensible a cualquier señalamiento que ellos consideren que es una crítica y han tratado de aislar a todos los que piensan diferente”.

Aunque el diálogo nacional fue propuesto desde el pasado 24 de abril, ni el Gobierno ni la Conferencia Episcopal de Nicaragua han confirmado oficialmente los nombres de los invitados a participar en la mesa de diálogo. Tampoco se ha establecido la fecha en que se iniciaría.