•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El gobierno de Nicaragua dijo hoy que es la iglesia Católica la que definirá cuándo comenzará un diálogo para abordar la crisis que vive este país desde el 18 de abril, cuando arrancó una ola de protestas que ha dejado al menos 47 muertos.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, declaró hoy que el mandatario, Daniel Ortega, espera el llamado de los obispos.

"Ratificamos que nuestro gobierno, desde el primer momento, puesto que está convocando al diálogo, puesto que convocó al diálogo, puesto que hemos estado trabajando con los señores obispos, en todo momento ha demostrado su entera disposición y hemos estado (a la espera del) llamado de la Conferencia Episcopal, esperando que se inicie el diálogo cuando los señores obispos consideren que están dadas las condiciones para que, de este encuentro, resulten las mejores propuestas para ir adelante en nuestra Nicaragua", señaló hoy Murillo.

Según Murillo, cuando los obispos de la Conferencia Episcopal en Nicaragua se sientan listos, son ellos quienes convocarán al diálogo.

Miles de personas marcharon ayer en Managua. Bryam Martínez/END

"Nosotros (gobierno) hemos estado en todo momento en absoluta disposición de asistir (al diálogo) cuando la Conferencia Episcopal nos convoque, cuando los señores obispos consideren que estamos listos para para entrar a esa fase histórica de estos tiempos", añadió Murillo.

Este diálogo en Nicaragua lo propuso el sector privado y lo aceptó Ortega, el pasado 22 de abril, en el contexto de las protestas, que comenzaron tras una reforma a la Seguridad Social.

Hasta hoy, el diálogo no tiene fecha de inicio, pero sí hay una sede: el seminario arquidiocesano Nuestra Señora de Fátima, según adelantó el cardenal Leopoldo Brenes, en nombre de la iglesia Católica, que participará como testigo y mediador.

En el diálogo participarán el gobierno de Nicaragua, que no ha precisado quiénes serán sus representantes; la iglesia Católica, con el cardenal Brenes al frente; el sector privado, representado por José Adán Aguerri, Michael Healy, y Álvaro Vargas; el sector académico, y los estudiantes (que no han revelado a sus integrantes).

En el sector académico, el rector de la UAM, Ernesto Medina, denunció que lo han excluido del diálogo, aunque ayer el sector privado le dio su respaldo y sostuvo que el gobierno no tiene capacidad para decidir quiénes participarán y quiénes no.

El presidente Daniel Ortega, y la vicepresidenta, Rosario Murillo. Archivo/END

Este jueves Nicaragua amaneció con tranques en Lóvago, Chontales; con protestas de taxistas en las rotondas de Metrocentro y el Periodista; y con los universitarios en protestas, por lo que las casas de estudios estatales han suspendido de forma indefinida las clases.

En tanto, una Comisón de la Verdad indicó que se contactarán con la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), para investigar los actos ocurridos durante las protestas de abril.

Estudiantes, iglesia Católica y empresarios demandan que las investigación por lo ocurrido en las protestas de abril, las realice una comisión independiente y no la creada en la Asamblea Nacional, Archivo/END

Los estudiantes, la iglesia Católica y el sector privado coinciden en que esa investigación debe ser independiente.

Por la crisis en Nicaragua, se han organizado tres marchas multitudinarias (23 y 28 de abril, y 9 de mayo), en las cuales las personas demandan un cese a la violencia y justicia para las personas que murieron durante las protestas.