•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) descalificó la protesta que desde el pasado lunes mantiene un grupo de estudiantes en el Recinto Universitario Rubén Darío (RURD). Según las autoridades, las instalaciones fueron tomadas “por la fuerza”. 

Tras cuatro días de reunión entre las autoridades universitarias y los jóvenes atrincherados, quienes afirman ser estudiantes activos de esta alma mater, el Consejo Universitario calificó la toma como una alteración al orden institucional y académico. 

“Denunciamos la ocupación por la fuerza de diversas instalaciones de la UNAN-Managua, lo que ha ocasionado pérdidas materiales y afectación a la vida académica, administrativa y al presupuesto universitario”, declaró Luis Alfredo Lobato, secretario general de la UNAN-Managua, en conferencia de prensa.

En el comunicado, la UNAN hizo un llamado a las familias nicaragüenses “a defender” la universidad y aseguró que está a favor del diálogo, como única vía para el progreso del país. 

Lobato agregó: “Al mismo tiempo denunciamos públicamente la injerencia de personas y grupos ajenos a la comunidad universitaria, interesados en la desestabilización de Nicaragua”.

Protesta limita a trabajadores

Desde este lunes, cuando estaba prevista la reanudación de las clases, los jóvenes se tomaron la universidad, en protesta al proceder de las autoridades de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), a quienes acusan de no representar los intereses de la mayoría. 

Llamado a desalojo

“Los que están en la toma han planteado una necesidad de reforma en los estatutos. Es posible siempre que se cumplan los procedimientos, es un principio general de derecho. Por eso necesitamos que la universidad (sea desalojada)”, afirmó Jaime López Lowery, vicerrector general de la UNAN-Managua, quien también forma parte de la recién conformada Comisión de la Verdad y la Justicia.

Sin embargo, a juicio del vicerrector general de esta casa de estudios, aunque la toma sea pacífica, limita la circulación de personas “que quieren efectivamente desarrollar sus tareas, sean estudiantiles, trabajadores o docentes”. 

Respecto a la situación de la infraestructura del recinto en esta protesta, López Lowery subrayó que “Hasta el momento no hemos tenido noticias de una gran destrucción. Pero también, en ellos hemos observado que hay una preocupación por no destruir su institución”.  

Mantienen protesta

Los jóvenes manifestantes atrincherados en el RURD de la UNAN-Managua indicaron ayer mediante un comunicado que mantendrán tomada la universidad hasta que sus peticiones respecto a la organización estudiantil sean tomadas en cuenta. 

Los voceros temporales indicaron que están solicitando elecciones anticipadas de la dirigencia de UNEN, amparándose en el Artículo 83 de los estatutos de esta organización, que permiten la implementación de un referéndum. 

El estatuto contempla la legalidad de “someter directamente ante los estudiantes y cuando las circunstancias lo ameriten, reformas organizativas o medidas a ejecutar en caso de actos que vayan en detrimento a los Principios y Objetivos de la Organización Estudiantil”. 

El Nuevo Diario acudió a las oficinas centrales de UNEN-Nacional, ubicadas cerca del RURD, pero los miembros del organismo estudiantil refirieron que los dirigentes no se encontraban en el edificio y que posteriormente expondrían su postura ante la situación actual mediante una conferencia de prensa. 

“Problema complejo”

El doctor Ernesto Medina, actual rector de la Universidad Americana (UAM), quien además fue rector de la UNAN-León entre 1994 y 2006, señaló que la crisis por la protesta contra UNEN tiene un trasfondo más “complejo”.

“En este momento lo que está en cuestión es la legitimidad de UNEN como representantes de las universidades, que solo se puede resolver a través de un proceso democrático de elección de los representantes, pero con una participación plural”, señaló. 

Asimismo, Medina indicó que el conflicto actual de la UNAN-Managua está relacionada con el rol que jugó la dirigencia de UNEN en el inicio de la crisis por la que atraviesa el país, desde el 18 de abril, cuando iniciaron las protestas, las cuales han dejado, al menos, 47 muertes y más de 400 heridos.