•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

León, una ciudad que ha sido bastión del gobernante Frente Sandinista, ha sido uno de los lugares donde las protestas se han mantenido con mayor fuerza desde el 18 de abril. Para hoy está prevista la realización de un plantón en el empalme Ansca-Telica a las 3:00 p.m.

Los leoneses se lanzaron masivamente a las calles después  de que en esta ciudad fueran agredidos, por elementos afines al Gobierno, algunos jubilados, estudiantes universitarios y miembros de la sociedad civil.

El lunes pasado, la ciudad experimentó manifestaciones multitudinarias, cuando más de mil estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), se congregaron por la mañana en el recinto Campus Médico y luego marcharon por las principales calles, protestando por la muerte de más de 45 estudiantes y a favor de la restitución de la autonomía universitaria.

A la marcha también se unieron decenas de pobladores de distintos sectores de la localidad. Al pasar por la Facultad de Humanidades, conocida como la Preparatoria, los protestantes solicitaron a las autoridades universitarias que dejen de violentar los derechos de los becados o internos.

Amaya Coppers, líder estudiantil del Movimiento 19 de Abril en León, afirmó que el llamado a los demás estudiantes y población en general es que se unan a la lucha por una verdadera democracia, que se restituya la autonomía universitaria, que el gobierno central respete el derecho de los estudiantes.

Coppers señaló que la rectora de UNAN-León, Flor de María Valle, se ha negado a recibir a los universitarios. 

“Lo que nos preocupa es la situación de los becados, de los 733 internos 85 pasaron más de 15 días refugiados en las viviendas de otros compañeros, que no lograron viajar a sus lugares de origen, de las cuales habían dos embarazadas y varios menores de edad, que fueron dejados en las calles por las autoridades universitarias”, resaltó Coppers.

Origen de las protestas

El 18 de abril a las 9:00 a.m., Nicolás Palacios, un jubilado de 64 años, originario del barrio Laborío, acudió a un plantón autoconvocado por un grupo de pensionados, frente a la delegación del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), pero al llegar al lugar fueron agredidos física y verbalmente por las fuerzas de choque del partido de gobierno.

Palacios expresó que tuvieron que replegarse y evitar confrontación, comenzaron a marchar por las calles, pero antes de llegar a la Facultad de Derecho de la UNAN-León, a las 11:00 a.m., fue agredido por tres sujetos, al igual que otras personas, entre ellos tres periodistas que daban cobertura a la manifestación.

“Los grupos de vándalos andaban arrebatando celulares, pancartas y entraban en confrontación con los manifestantes que marchaban cívicamente, cuando sentí que un tipo que escondía su rostro portando un casco de motocicleta, se me guindó del cuello y después de forcejear con otros dos, lograron botarme”, expresó Palacios, quien señaló que la intención que tenían sus agresores era de golpearlo.

“Le doy gracias a los estudiantes que nos apoyaron y que siguen protestando, pero el pesar que tenemos son los más de 40 muertos”, señaló Palacios, quien agregó que las cosas se le salieron de las manos al Gobierno, porque a partir del 19 de abril las cosas cambiaron.

Violencia y destrucción

El mismo 18 de abril, autoridades de la UNAN-León lanzaron a sus trabajadores y estudiantes a protestar en distintos lugares, en respaldo al Gobierno.

Sin embargo, universitarios de la Facultad de Medicina de esta misma casa de estudio superior, inició el jueves 19 de abril una protesta en el costado sureste del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), en contra de las reformas al seguro social, que se extendió hasta el viernes 20 de abril, cuando hubo enfrentamiento con las fuerzas de choque del partido gobernante y antimotines de la Policía.

La protesta continuó en las calles del centro histórico. Se registró saqueos de casas comerciales y la quema del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), y otros seis inmuebles, además de Radio Darío y el edificio donde funcionaba la delegación de Gobernación y el Distrito II de la Policía.

El sábado 21 de abril, mientras limpiaban los escombros en uno de los inmuebles aledaños al CUUN, obreros encontraron el cadáver carbonizado del universitario Cristhiam Emilio Cadenas. También se registró la muerte de dos de los sujetos que llegaron a quemar Radio Darío (Apolonio Díaz Delgadillo y Jimmy Páiz Báez).

A partir del 21 de abril, universitarios autoconvocados continuaron con los plantones, en demanda de autonomía universitaria y justicia para los muertos en las protestas. Además, han realizado marchas por la ciudad sin registrarse ningún incidente violento. A ellos se les han unido miembros de la sociedad civil.

El 8 y 9 de mayo, una mayor cantidad de estudiantes de la UNAN-León se ha lanzado a las calles a protestar, por tal razón, las autoridades de dicha alma mater decidieron cancelar las actividades académicas hasta nuevo aviso.

Juan Antonio Hernández, estudiante de la UNAN-León y miembros del Movimiento 19 de Abril en este departamento, manifestó que el diálogo que no inicia solo parece una fachada, una táctica dilatoria para planear medidas estratégicas más enérgicas en contra de personas o puntos claves de esta lucha.

Agregó que poco a poco las personas han perdido el miedo y, siendo los estudiantes el faro que les guía, están apoyando y se ha unido el pueblo y las empresas privadas.