•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jeremy Slate y Connie Taylor, madres de los jóvenes acusados por el delito de asesinato en perjuicio del periodista Ángel Gahona en Bluefields, insistieron ayer en la inocencia de sus hijos y señalaron a las autoridades de haber actuado sin pruebas contra ellos.

Jeremy Slate es la mamá de Glen Slate, de 20 años, quien está siendo procesado en Managua por la muerte de Gahona, ocurrida el pasado 21 de abril, mientras cubría como periodista las protestas en Bluefields. 

“No sé en dónde estaba mi hijo ese día, pero él no tenía problemas y nunca le había hablado a (Ángel) Gahona”, dijo Jeremy. “La policía llegó a la casa sin una orden, hizo el allanamiento y no encontró armas, hasta hoy la policía no nos ha explicado nada”, agregó.   

Este joven tiene una hija de 2 años y trabajaba en distintas actividades, como en obras de construcción, dijo su mamá.

Taylor, por su parte, es la madre de Brandon Lovo, señalado de ser el autor del disparo contra el periodista. Se trata de un joven de 18 años, estudiante de tercer año de bachillerato.

“Estaba a una cuadra de donde estaba Ángel (Gahona), pero nunca había hablado con él. El 5 de mayo la policía allanó la casa y no encontró nada que vinculara a mi hijo con esa muerte; ese día, yo iba llegando a la casa y a Brandon ya lo tenían en la patrulla, me preocupa su estado de salud porque él está herido en la espalda”, señaló Taylor.

“Fue herido en la espalda el mismo día que murió Gahona, en el hospital no nos dijeron si la herida era de bala o de balín, pero sí que era peligrosa, desde que se lo llevaron no he tenido contacto con él, desconozco su estado. Mi hijo no tiene antecedentes penales”, añadió.  

Acompañada por familiares, ambas mujeres hablaron en una conferencia de prensa realizada en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), institución que señaló que existen “irregularidades” en este caso.