•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los estudiantes, el sector privado y la sociedad civil piensan que en el diálogo nacional se puede alcanzar una salida cívica a la crisis política y social que afecta a Nicaragua desde hace 24 días.

“Estamos listos. Tenemos a nuestros representantes y nuestros puntos de agenda, esperamos que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) indique la fecha y la hora para la apertura del diálogo nacional”, expresa el comunicado leído en conferencia de prensa por Víctor Cuadra, representante de los estudiantes.

 Obispos afinan fecha del diálogo

Los tres sectores condenaron los actos de violencia y represión de la que han sido víctimas estudiantes universitarios y la población en general, con un saldo de al menos 49 personas muertas desde el pasado 18 de abril, cuando iniciaron las protestas ciudadanas.

Asimismo, demandaron que de inmediato cese la represión a la comunidad estudiantil, por la Policía Nacional y por grupos de choque del gobernante frente sandinista.

“No es posible conseguir paz, justicia y democracia en un ambiente hostil, con cientos de presos políticos, sin garantías para nuestra integridad física y seguridad. A diario el pueblo es atacado, envenenado, perseguido y reprimido por exigir sus derechos constitucionales y ser los protagonistas de la construcción de una nueva Nicaragua”, señaló Cuadra.

El ingreso de la CIDH

Juan Sebastián Chamorro, presidente de Funides, habló en nombre del sector privado, Azahálea Solís lo hizo en representación de la sociedad civil.

 Empresarios: Estamos listos para el diálogo en Nicaragua

Una demanda conjunta es la solicitud de que al país ingresen pronto relatores de Derechos Humanos de la ONU y una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para investigar las muertes y violaciones a los derechos humanos durante las protestas.

“Estoy seguro de que este gesto va a ser bien recibido y esperamos que se cese y se detengan esos actos de represión, porque como lo reiteramos, la única opción que tenemos en este momento es dialogar”, dijo Chamorro.

Agregó que mientras se dé trámite a la solicitud de ingreso de la CIDH, hay que establecer mecanismos que “aseguren mientras se dé el diálogo y a lo inmediato, la integridad física de los estudiantes, familiares y de todas las personas que han estado en  las protestas”.

 Violencia obstaculiza el diálogo nacional

Solís enfatizó que solicitar la llegada al país de la CIDH tiene la finalidad de garantizar que verdaderamente se haga justicia a cada una de las víctimas que las protestas han dejado.

“Para nosotros es importante reafirmar que la única credibilidad que tenemos es en organismos responsables, profesionales de derechos humanos que tienen experiencia en situaciones como las que hemos vivido, de masacre y represión en los últimos tiempos en Nicaragua”, declaró Solís.

Paro nacional, última opción

A Chamorro se le consultó si cabría la posibilidad de un paro nacional para presionar el establecimiento del diálogo, y él afirmó que esa medida sería la última opción ante la crisis social y política, reiterando que es a través del diálogo que se puede salir de este atolladero.

“Es importante que la población lo tenga así, la única solución que tenemos a los problemas actuales es el diálogo; tenemos que estar convencidos que a través de la plática y de poder hablar y negociar en un diálogo nacional amplio, estos temas se pueden ir abordando”, dijo Chamorro.