•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras el temor que causaron el viernes grupos delincuenciales en la zona norte del mercado Oriental, este sábado muchas tiendas permanecieron cerradas y el movimiento de compradores fue menor.

El punto del conflicto fue al norte del mercado, en las cercanías de la iglesia El Calvario, donde permanece una barricada en la entrada de la gasolinera UNO, a la par de la carretera Panamericana, pero también hay al menos una decena de obstáculos creados con llantas, ramas y desperdicios de concreto.

Un comerciante con machete en mano señaló que fue terrible lo que el viernes hicieron con la gente del mercado y sus visitantes, causaron histeria, la gente corriendo y los comerciantes tratando de guardar su mercadería, pero aseguró que no se quedaron de brazos cruzados.

“Estamos preparados para lo que sea, de día, de noche nos quedamos cuidando los negocios y todo el tiempo vamos a estar pendientes y alertas”, comentó el joven que prefirió no identificarse.

Advierten a turbas

A medio día un grupo de comerciantes se pronunció sobre la situación, advirtiendo a las turbas que si tratan de entrar a dañar sus tramos, no van a salir enteros.

Otra comerciante omitió su nombre, ya que considera un riesgo que los identifiquen. Señaló que en su tramo vende llantas y en mercadería tiene más de C$70 mil y su terreno tiene un valor de C$300 mil. Algo que ningún gobierno, ni grupo en el poder, de ninguna índole le ha regalado.

“Tenemos barricadas porque ayer (el viernes) las turbas vinieron en camioneta a atacarnos y nos tiraron balazos. Hay gente que agarró la camioneta y ahí identificamos camisetas y propaganda del Gobierno. Nosotros estamos trabajando, no somos estudiantes en protesta, ni de partidos, ni vagos para que se metan aquí a querernos fregar”, alegó la comerciante.

Señaló que no hay comerciante que no le deba a los bancos y con su trabajo es que saldan deudas, dan de comer a su familia y ningún gobierno los ayuda. 

“Hoy en la mañana vino gente de la Alcaldía de Managua con policías diciendo que los comerciantes querían que abriéramos la calle, lo que es mentira porque los dueños de tramos somos los que hicimos las barricadas y estamos aquí cuidando para que sus turbas no nos vengan a destruir nuestros negocios”, comentó la comerciante.

70% de mayoristas cerrados

Los tranques están sobre la calle central del barrio Los Ángeles y algunas de sus vías laterales, por lo cual algunas rutas como la 159, 167, 266, 6 y 170 han tenido que modificar parcialmente sus recorridos en ese punto, por lo tanto los compradores tienen que caminar para llegar a los comercios. 

El área es principalmente de mayoristas y en un 70% las tiendas estaban cerradas. Algunos trabajadores de las tiendas abiertas señalaron que si la situación se mantiene sin incidentes, el lunes trabajarán normalmente.   

Estos retenes hechos para evitar que los vehículos de las turbas entren fácilmente terminan en la salida este del barrio. 

La calle que va hacia el sur hasta los semáforos de Ciudad Jardín está totalmente libre y siguiendo hacia el oeste está igual, pero las tiendas grandes están cerradas y las pocas abiertas desde el viernes retiraron la mayor parte de su mercadería.

El corazón del mercado tenía afluencia de comerciantes, pero no eran muchos los compradores. En el Gancho de Caminos, los vehículos corrían sin problemas. Según los comerciantes de ese punto, si no trabajan no comen, así que no pueden obstruir el paso.