•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A través de Twitter, el Centro Carter pidió al Gobierno parar la represión. “Presidente Ortega tiene que parar la violencia y la represión ya y demostrar buena voluntad para ir al diálogo. Todo está en riesgo en Nicaragua esta noche”, dice el tuit publicado a las 9:23 de la noche de este sábado.

Delegados del sector privado en la mesa del diálogo nacional consideran que esta iniciativa “tiene que tener futuro” para sacar al país de la crisis que va en aumento, y esperan que mañana lunes haya señales de cuándo iniciaría el proceso.

 ​Nicaragua aguarda elusivo diálogo mientras protestas continúan y aumentan muertos

“El diálogo tiene que tener futuro, no hay otra opción. Los que estamos delegados a participar en él, estamos seguros que vamos a participar por la nación, no hay búsqueda de prebendas para nadie. La única acción para salir del atolladero es el diálogo”, declaró Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) y convocado al diálogo como representante del sector privado.

Vargas dijo que mañana lunes deber ser “la fecha tope para ponerle un alto a la violencia que se está dando en Nicaragua. Hay que darle oportunidad al diálogo, como representantes de organizaciones nacionales tenemos que dar oportunidad al diálogo para resolver la crisis sin más muertos”.

Esperan respuesta

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y también delegado al diálogo, comentó que se debe esperar la respuesta de los obispos al anuncio hecho por el Gobierno, en el sentido de aceptar los puntos que se han planteado para iniciar las pláticas.

 Nicaragüenses protestan en Miami para pedir justicia por muertes

“Hay que esperar al lunes, esperar la respuesta de los obispos a la carta hecha pública por el Gobierno. Como indicamos ayer (el viernes) el diálogo es el esfuerzo donde estamos trabajando distintos sectores para buscar la salida a la crisis que estamos viviendo y sacar adelante al país”, respondió Aguerri a El Nuevo Diario.

Vargas dijo estar en comunicación permanente con las 58 organizaciones de Faganic en toda Nicaragua, mencionando que el descontento con el Gobierno ha propiciado los tranques de carreteras hechos por productores y campesinos en distintas zonas.

“Lo que nos han comunicado, luego de los pronunciamientos leídos el viernes por los representantes del sector privado, estudiantes y al conocer el comunicado de los obispos, es que este mismo día por la noche hubo represión de las fuerzas de choque del Gobierno, entonces la gente ya no confía y nos han comunicado que ellos no van a dejar los tranques ni las calles hasta que haya diálogo y señales de respuestas a las demandas que tienen como la llegada de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)”, relató Vargas.

 ​Tranques en Isla de Ometepe se intensifican

“La gran diferencia con otros diálogos, que han sido entre partidos políticos, que desafortunadamente buscan prebendas, es que ahora los participantes somos estudiantes, sociedad civil, empresa privada, que no militamos en partidos políticos; por tanto, los objetivos ahora  son exclusivamente para el beneficio de la nación”, agregó. 

Exigen cambio social

La Universidad Centroamericana (UCA) respaldó en un comunicado la solicitud de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ingrese al país e investigue las muertes de al menos 52 personas durante las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

El comunicado insta a defender la vida de los estudiantes: “Exhortamos a la comunidad universitaria, estudiantes, directivos, docentes y trabajadores administrativos de todo el país a asumir con determinación la defensa de la vida de los estudiantes y la inviolabilidad de los campus universitarios”. 

La compañía de Jesús (jesuitas), orden religiosa que regenta la UCA, exigió además la “inmediata liberación de todos los estudiantes y ciudadanos que han sido apresados por participar en las protestas”.

Las protestas en contra del Gobierno comenzaron el pasado 18 de abril, pero las más violentas ocurrieron entre el 19 y el 22 de ese mes. A raíz de estos enfrentamientos, grupos de universitarios se han atrincherado en las instalaciones de la Universidad Politécnica(Upoli) y de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua(UNAN-Managua) autodenominándose Movimiento 19 de Abril.

La comunicación oficial de los jesuitas agrega que “hacemos nuestro el deseo del pueblo que, manifestándose en las universidades, calles y barrios de las principales ciudades del país, exige un cambio social que favorezca a todos los nicaragüenses”.

 Así está Nicaragua tras 25 días de protestas

“En la búsqueda de un diálogo y de una solución que reconduzca al país hacia la paz, un nuevo modelo de desarrollo integral, de justicia social y ecología, todos tenemos la responsabilidad ineludible de contribuir desde nuestras conciencias. A la vez, algunos individuos e instituciones que tienen mayores posibilidades de incidencia deben hacer uso de su influencia para presionar con el cambio inmediato que urge en el contexto actual”, añade el comunicado.

El rector de la UCA, el padre jesuita José Idiáquez, es una de las personas invitadas a la mesa de diálogo nacional. 

Llamado de Báez

Monseñor Silvio José Baéz, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua y miembro del equipo de cinco obispos que mediará en el diálogo, pidió al presidente Daniel Ortega detener la violencia en Masaya y mostrar voluntad para “evitar el caos”.

“¡Que el presidente Ortega dé la cara en televisión y explique lo que sucede en Masaya, que detenga las fuerzas represivas y muestre su voluntad de querer evitar un caos social!”, escribió en su cuenta de Twitter a eso de las 6:30 de la tarde.

“Caos en Masaya! Heridos y muertos, turbas armadas provocan y crean caos, población civil en angustia. ¡Alto a la violencia en Masaya! A todos mis hermanos y hermanas de Masaya les hago un llamado a la sensatez. ¡Hay que detener toda acción violenta! Nos encaminamos a un caos social. ¡Detengamos la agresividad y la destrucción!”, escribió Báez minutos antes de hacer el llamado al presidente Ortega.

 ​Obispos piden buena voluntad

Mañana lunes, al mediodía, vence el plazo que los obispos dieron al Gobierno para que detenga “todo tipo de represión” y muestre su buena voluntad para iniciar cuanto antes el diálogo nacional.   

“El Ejército resguarda  hospitales, refinería, bodegas de alimentos, edificios públicos y los soldados del Ejército intentaban en la medida de lo posible no estar a la vista de la población para no provocar alarmas”, agregó Vargas.