•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pobladores de San Juan de la Concepción mantienen un tranque que impide el tráfico vehicular a la cabecera municipal, mientras que en la entrada de la Ciudad de las Flores hay dos retenes realizados por taxistas, que protestan por el alza del precio del combustible.

El Nuevo Diario hizo un recorrido por el tramo hacia La Concepción y en el kilómetro 14 de la carretera a Masaya, en la entrada al municipio de Ticuantepe, era notoria la presencia de la Policía Nacional.

Al pasar por el kilómetro 26 de la carretera a La Concha, pobladores de San Ignacio colocaron dos tranques, que eran controlados por jóvenes que afirmaron respaldar a los estudiantes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril.

Ernesto Mercado, habitante de San Juan de la Concepción, mencionó que este punto es uno de los más calientes, pero el problema es que los vándalos se aprovechan de las personas que realmente están luchando por las injusticias en perjuicio de los estudiantes para cometer robos.

“Esto no puede estar pasando, porque por esos actos más bien manchan la lucha del pueblo, que es justicia por los estudiantes fallecidos en las protestas”, expresó Mercado.

Juan de la Cruz Amaya mencionó que esta lucha es de todos, que están por Nicaragua y que van a velar  por el bienestar de la población. 

“Estamos en apoyo de los estudiantes que han fallecido, por las madres de ellos que buscan justicia y que haya un cambio de Gobierno”, aseguró Juan de la Cruz Amaya.

Incendiaron Alcaldía

Agregó que existe otro tranque controlado por los pobladores, pero en La Concepción están grupos que defienden al partido gobernante.

Los pobladores expresaron que a eso de las 11:00 p.m., un grupo de personas quemó la casa del FSLN y la Alcaldía.

En este lugar resultaron ocho personas lesionadas producto del enfrentamiento con la policía, grupos que respaldan al Gobierno y pobladores.

Transportistas, en paro

Por otro lado, Rosa Salmerón, representante de la Cooperativa San Jerónimo, dijo que este sector tiene muchas demandas, entre ellas el precio del combustible.

“Quedamos que el tranque iba a desarrollarse de manera pacífica, pero hemos sido intimidados por la policía. Por el momento estamos bajando a los compañeros taxistas, para que se unan, porque no es posible que anden trabajando y cobrando desde 30 hasta 40 córdobas”, comentó Salmerón.

Un taxista que pidió el anonimato aseveró que la demanda también obedece a las exageradas multas por parte de los inspectores del Ministerio de Transporte e Infraestructura de este departamento, quienes están cobrando hasta mil córdobas si un taxista lleva a un pasajero o familiar a Managua.