•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Despertó el gigante”, gritaban estudiantes en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) el lunes pasado, cuando decenas de alumnos se tomaron los pasillos y patios de esta casa de estudios, para exigir un cambio en la dirigencia estudiantil, la cual consideran que no los representa.

El movimiento estudiantil de las diferentes universidades públicas, aglutinado en la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), ha estado por décadas dominado por el partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero se vio debilitado con el paro que desde el lunes pasado iniciaron los estudiantes de la UNAN-Managua, las sedes departamentales de esta casa de estudios y la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

 ​Enfrentamientos violentos en Masaya

Los reclamos son parte de la serie de protestas que iniciaron el 18 de abril en Managua contra la reforma a la seguridad social y que luego se fueron extendiendo a otros departamentos del país. Los estudiantes también piden justicia por los muertos en las protestas; demandan la salida de los dirigentes de la UNEN y la realización de nuevas elecciones en las universidades, porque consideran que se ha violentado la autonomía universitaria.

Blandiendo banderas azul y blanco, los universitarios quitaron de los recintos los símbolos partidarios y aseguraron que se mantendrán en paro mientras no se cumplan las exigencias planteadas. La UNAN, que tiene más de 37,000 estudiantes en sedes ubicadas en  diversos departamentos del país, suspendió las clases, pero continuará con las actividades administrativas y de los docentes, quienes deberán acudir a sus puestos de trabajo.

En la UNI, los estudiantes han explicado que para destituir a la dirigencia de la UNEN requieren un porcentaje de las firmas del total de universitarios.

Los universitarios en protesta señalan a los dirigentes de UNEN de abandonar la causa estudiantil, por lo cual exigen su salida.

Los estudiantes en protesta denuncian, además, la permanencia por muchos años en los recintos universitarios, manejando los cargos directivos de UNEN, donde obtienen beneficios personales. Los dirigentes de UNEN, en los años 90 e inicios del 2000, estuvieron al frente de las luchas para garantizar a las universidades estatales el 6% del presupuesto nacional. En esas protestas murieron varios universitarios.

El poder de UNEN

UNEN ha sido una organización estudiantil que ha estado siempre ligada al partido Frente Sandinista y sus dirigentes han salido en defensa de las causas que ha impulsado dicha organización política.

En la página web de UNEN, se lee que es una organización gremial legalmente constituida, amplia, democrática, participativa y representativa de todos los estudiantes de la Educación Superior y Técnico Superior, “sin distingos políticos, religiosos, raciales y de ningún otro tipo”.

Añade que UNEN es la única organización que representa de manera oficial los intereses estudiantiles ante las instituciones docentes y administrativas, ante las organizaciones de masas y sociales, ante los organismos del Estado, así como en el ámbito internacional”.

 ​53 muertos en protestas

Entre los principios se mencionan la unidad estudiantil por la defensa de los intereses de estos, defensa de la autonomía universitaria, sentimientos patrióticos, solidaridad, honestidad, responsabilidad académica y social, así como la democracia representativa y participativa.

Dirigentes de UNEN han reconocido que el presidente de esta organización recibe salario y, además, maneja fondos para el otorgamiento de becas, bonos de alimentación, de transporte, exoneraciones, fotocopias, becas para deportes, cultura, entre otras cosas, que supuestamente deben beneficiar a estudiantes sobresalientes y de escasos recursos.

Añaden que también apoyan a los universitarios en problemas académicos y otras dificultades que enfrenten. Los universitarios denunciaron que los dirigentes de UNEN en los distintos recintos supuestamente amenazan con quitarles becas y apoyo monetario de los diferentes programas a quienes se manifiestan, además de que los querían obligar a ir a golpear a sus compañeros en protesta.

Intereses políticos

Representantes de UNEN responsabilizaron a dirigentes políticos de estar detrás de las protestas de jóvenes universitarios que ha dejado, al menos 53 muertos.

“No son estudiantes de la Upoli (Universidad Politécnica de Nicaragua), son gente que está siendo financiada”, dijo Leonel Morales, presidente de la UNEN en rueda de prensa, al referirse a las protestas en los recintos.

La posición de la UNEN coincidió con la que mantiene el Gobierno, aunque han evitado mencionar con nombre y apellido quiénes son las personas que están manejando las protestas.

 Futuros médicos marchan exigiendo justicia

Al ser cuestionado por periodistas sobre quién mató a los estudiantes, Morales se negó a señalar a sus compañeros de universidad y dijo que un arma se disparó y murió uno, sin precisar quién portaba el artefacto.

El Movimiento Estudiantil 19 de Abril, en conferencia de prensa negó las aseveraciones de UNEN, que incluye acusaciones de que han estado fabricando armas en los recintos.

Rechazan a rector

Los estudiantes universitarios también desean un nuevo liderazgo en los centros de estudios

superiores a nivel de los rectores, actualmente en manos del asesor presidencial Telémaco

Talavera, según una encuesta presentada por el Movimiento Juvenil por el Cambio.

De acuerdo con la encuesta, realizada en la plataforma digital Google Forms a 1,003 estudiantes activos de 13 universidades entre el 4 y el 7 de mayo, Talavera tiene poco respaldo, en comparación con el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Molina, o el de la Universidad Centroamericana (UCA), José Alberto Idiáquez.

Los resultados indican que Talavera, quien lleva 19 años como rector de la Universidad Nacional Agraria (UNA) y 14 como presidente del Consejo Nacional de Universidades  (CNU), obtuvo un poco más del 3% de aceptación entre los universitarios, ya que solamente obtuvo 29 opiniones positivas de un total de 990 válidas.

 Enfrentamientos y saqueos en Granada

Por el contrario, Medina, quien hace una semana reclamó “libertad y respeto a los derechos humanos”, alcanzó un 76.26% de aceptación, al obtener 755 opiniones positivas. Detrás de Medina se ubicó Idiáquez, con el 57.6% al lograr 578 opiniones favorables.

Tanto Talavera como Medina e Idiáquez han sido mencionados como posibles representantes de los universitarios en el esperado diálogo nacional, que incluye al Gobierno, al sector privado y a la sociedad civil, mientras la Iglesia Católica actúa como mediadora y testigo.

“La encuesta refleja el anhelo de paz que tienen los estudiantes, no quieren seguir siendo marginados, que otros decidan por ellos”, dijo Medina, tras conocer los resultados. La encuesta fue realizada por un grupo de jóvenes de diferentes universidades, aglomerados en el naciente Movimiento Juvenil por el Cambio.