•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La mesa multisectorial integrada por el movimiento campesino, estudiantes, sociedad civil y sector privado, envió una carta a Paulo Abrāo, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) invitando al organismo a investigar, evaluar y diagnosticar las denuncias de violencia, persecución, represión y muerte acontecidas en Nicaragua desde el inicio de las protestas universitarias en abril.

Lea: ​​De Managua a Monimbó, homenaje a las víctimas

La carta de invitación a la CIDH está firmada por representantes de diferentes organizaciones que primero se reunieron entre sí y después se pusieron de acuerdo en una mesa multisectorial, mientras esperan la fecha de inicio del diálogo nacional que sería convocado por la Conferencia Episcopal., mediadora y testigo.

En esta coalición ciudadana están unidos todos los sectores convocados al diálogo nacional.

Esta mesa multisectorial tiene el propósito de instaurar el diálogo lo antes posible e incluir la búsqueda de una investigación independiente que pueda hacer justicia, esclarecer y penar los posibles crímenes ocurridos desde el 18 de abril en Nicaragua, informó a El Nuevo Diario uno de los firmantes.

La invitación a la CIDH, fechada este 13 de mayo, está firmada por representantes de la Coalición Universitaria y la Sociedad Civil, el Movimiento Campesino de Nicaragua – Consejo Nacional en Defensa de Nuestra Tierra, Lago y Soberanía, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), la Cámara de Comercio Americana (AmCham), la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic) y la sociedad civil.

Lea además: ​​La marimba calló y el terror se apoderó de Masaya

Según la carta, la invitación se da a raíz de los sucesos  ocurridos en las últimas semanas y por lo cuales es necesaria su presencia.

La visita, con carácter de urgencia, “permitirá a la CIDH el cumplimiento de su mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y responderá a un clamor general de la ciudadanía nicaragüense, demandado por estudiantes, sociedad civil, movimientos campesinos, cámaras empresariales y la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) al Estado de Nicaragua”, expresa la carta.

Este fin de semana, agentes antimotines y fuerzas de choque se enfrentaron a manifestantes en distintos puntos del país, principalmente en Masaya.

Pese a los constantes llamados de estudiantes, empresarios, obispos y otros sectores de la sociedad civil, el gobierno de Nicaragua todavía no invita formalmente al país a la CIDH para investigar las más de 50 muertes ocurridas desde el 19 de abril.

Las organizaciones que firmaron la invitación dejaron claro que el ingreso de la CIDH es uno de los primeros puntos de agenda para los actores invitados al diálogo. Asimismo, indicaron que la presencia de esta institución es importante para el inicio de dicha reunión.

En tanto, Abrāo, secretario ejecutivo de la CIDH, afirmó este domingo en su cuenta oficial en Twitter que “hasta este momento no hemos recibido anuencia del Estado de Nicaragua para visitar el país”, pese a que este organismo ha hecho tres solicitudes al gobierno de Daniel Ortega.

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, reaccionó al mensaje de Abrāo y respondió que la visita de una misión de la CIDH “es lo primero que le pedimos los obispos al presidente Ortega”.

El pasado viernes los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, a través de una carta pidieron al gobierno “dar signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz” y que permita “en el menor tiempo posible el ingreso al país de la CIDH para investigar las muertes y desapariciones”.

Decenas de muertos

Este fin de semana, agentes antimotines y fuerzas de choque se enfrentaron a manifestantes en distintos puntos del país, principalmente en Masaya.

La noche del sábado, el Centro Carter alertó, por Twitter, sobre el riesgo que corría Nicaragua si continuaba la violencia en el país. 

“Presidente Ortega, tiene que parar la violencia y la represión ya y demostrar buena voluntad para ir al diálogo. Todo está en riesgo en Nicaragua esta noche”, dijo el organismo estadounidense.

Nicaragua cumple hoy 27 días de una crisis que ha dejado al menos 53 muertos, durante las protestas ciudadanas en rechazo a las reformas a la seguridad social y que ahora se mantienen en lo que ellos claman son demandas de justicia, institucionalidad y democracia.