•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), confirmó hoy que el gobierno de Daniel Ortega les invitó a ingresar a Nicaragua, para investigar lo ocurrido durante las protestas de abril y mayo.

Paulo Abrao, de la CIDH, y Luis Almagro, de la OEA, hicieron pública hoy la invitación girada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua.

“Confirmamos que el gobierno de #Nicaragua acaba de expresar su anuencia para que en el menor tiempo posible la @CIDH realice visita de trabajo para observar in loco la situación de Derechos Humanos en el país”, escribió Abrāo en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el gobierno expresó en la invitación, “su anuencia para que en el menor tiempo posible la comisión realice dicha visita de trabajo, con el objetivo de observar la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua en contexto de los sucesos del 18 de abril del 2018 a la fecha, de conformidad con el artículo 18, inc. G) del estatuto de esa honorable comisión”, publicó en el comunicado el Ministro, Denis Moncada.

La CIDH mostró su interés de llegar al país en dos ocasiones, el pasado 26 de abril y 10 de mayo, con el objetivo de observar la situación de derechos humanos en el país.

En la solicitud, la CIDH pidió sostener entrevistas con las autoridades de alto nivel, así como reuniones en la sociedad civil y otros actores relevantes de la sociedad nicaragüense.

En el comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores recalcó su compromiso de facilitar y brindar la asistencia necesaria durante la estadía de la comisión en Nicaragua.

Nicaragua cumple este lunes 27 días de una crisis que ha dejado más de 50 muertos y que es causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra del presidente Ortega, que iniciaron con protestas en contra de unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos represivos.

​Tras el anuncio de la CIDH, se espera que la Conferencia Episcopal emita un mensaje de cara al diálogo nacional.

La iglesia Católica, que será mediadora y testigo en el diálogo en Nicaragua, había solicitado como garantía que la CIDH pueda ingresar al país, así como suspender los actos de represión.