•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los representantes estudiantiles, de la sociedad civil y del sector privado invitados a participar en el diálogo nacional por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, confirmaron su anuencia para ir a la mesa de diálogo que dará inicio mañana miércoles.

“Vamos a defender nuestros derechos y exhortamos a seguir en la lucha pacífica hasta que veamos cumplidas las demandas del pueblo nicaragüense”, dijeron en conferencia de prensa.

Si bien los invitados al diálogo nacional para representar a estudiantes, sociedad civil y el sector privado aceptaron ir al diálogo, resaltaron que aún las condiciones no son “idóneas”. Orlando Valenzuela/END

Aunque aseguraron, igual que los obispos, que las circunstancias para iniciar el diálogo nacional “no son las idóneas”, consideran que dialogar es la única ruta para poder llegar a la democratización del país. “Vamos a tomar el riesgo de ir al diálogo nacional”, aseguró Lester Alemán, uno de los estudiantes de la Coalición Universitaria.

También resaltaron que el Gobierno no ha cumplido todos los puntos solicitados por la Conferencia Episcopal de Nicaragua para sentarse a dialogar.

La agenda que defenderán en la mesa de diálogo será la justicia para los responsables de las muertes ocurridas durante las protestas de abril y la democratización del país, incluyendo reformas a la ley electoral para garantizar el “respeto al voto popular”, según Juan Sebastián Chamorro, director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), también invitado al diálogo.

CIDH es seguridad

Chamorro calificó como “un gran avance” la próxima visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Nicaragua, anunciada este lunes por la mañana.

La agenda que defenderán en la mesa de diálogo será la justicia para los responsables de las muertes ocurridas durante las protestas. Orlando Valenzuela/END

“En este país las instituciones están destruidas, no hay credibilidad en las instituciones,  no hay confianza en los procesos judiciales, la venida de la CIDH le da un nivel externo, confiable, que permita la investigación imparcial, profesional (de los hechos)”, explicó.

Por su parte, el dirigente estudiantil Lester Alemán añadió que el grupo de universitarios, el sector privado y la sociedad civil consideran la visita de la CIDH como una forma de ganar “seguridad, y ante todo legitimidad” para iniciar el diálogo nacional.