•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dos adolescentes de los cuales uno de ellos aseguró no haber visto a civiles en el lugar donde el periodista Ángel Gahona López fue ultimado de un impacto de bala en la cabeza, son los testigos que la Fiscalía presentó en una audiencia de anticipo de pruebas celebrada este lunes a puerta cerrada. 

 “Los testigos fueron contradictorios en sus testimonios”,  aseguró Nelson Baldelomar, quien asumió la defensa de  Glen Abraham Slate, de 20 años, acusado de asesinato agravado en calidad de cooperador necesario.

Como autor directo del crimen está siendo imputado Brandon Lovo Taylor, según la acusación presentada por el Ministerio Público.

La audiencia estaba prevista a realizarse en el auditorio del Complejo Judicial de Managua, pero  fue trasladada a una sala  donde suelen celebrar audiencia los jueces de adolescentes. Con mamparas colocadas en el pasillo y dos miembros de seguridad interna apostados en la puerta se impidió el acceso a los periodistas.

La medida tampoco permitió realizar consultas a la representante de la Fiscalía y al juez Henry Morales, quien lleva el caso. 

Los testigos

El primer testigo, identificado como hijo de un mando policial de Bluefields, habría declarado que no se encontraba en el lugar de los hechos la tarde del 22 de abril, cuando Ángel Gahona, de 42 años, fue herido de bala, y que observó a Brandon Lovo hasta  5 de mayo, cuando este conversaba con otro joven en una calle de la ciudad, refirió el abogado Baldelomar.

Al referirse al segundo testigo,  la defensa de Brandon Lovo afirmó que este relató al juez Morales; que el día del crimen era parte de los manifestantes que protestaban en contra de las reformas al seguro social. 

“Cuando mataron al periodista (Ángel Gahona) no había civiles, cerca solo estaba la policía”, aseguró el abogado Nelson Baldelomar al citar el testimonio del otro testigo, también de 17 años.

Señalan anomalías

En la audiencia, los abogados defensores Amy García y Nelson Baldelomar promovieron incidentes de nulidad y excepciones por situaciones que consideran irregulares en la tramitación del proceso, pero fueron rechazados.

Ambos plantearon que el Código Procesal Penal establece que para un testigo brinde su testimonio como prueba anticipada debe  “estar bajo amenaza, en peligro de muerte o que tenga su lugar de residencia fuera de Nicaragua, pero ninguna de esta condiciones se cumplieron  en este caso”.

Para aceptar el testimonio de los adolescentes el juez Henry Morales aplicó la Ley 735, que es especial contra el crimen organizado, denunció Baldelomar. “La Ley 735 o Ley contra el Crimen Organizado no aplica este caso; porque los jóvenes no están siendo acusados por ese delito y  por ningún vinculado con actividades de narcotráfico”, cuestionó García.

El juez Henry Morales programó la audiencia inicial de este caso para el próximo viernes.

En la audiencia de anticipación de prueba tampoco estuvieron familiares de la víctima, ellos la semana pasada denunciaron que han sido excluidos del proceso por la Fiscalía.