•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luego que el Gobierno de Nicaragua aceptara este lunes por la mañana la solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para entrar al país, este organismo internacional ratificó que conducirá una visita de trabajo a Nicaragua, aunque no especificó la fecha de su llegada.

La CIDH “conducirá una visita de trabajo a Nicaragua, con el objeto de observar en terreno la situación de los derechos humanos en el país en el contexto de los sucesos que han tenido lugar desde el 18 de abril de 2018”, señala en un comunicado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, envió este lunes una carta al secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, en la que el Gobierno de Nicaragua expresó su anuencia para que la CIDH visite el país “en el menor tiempo posible”.

La respuesta positiva del Estado de Nicaragua fue saludada por la CIDH, que también agradeció que el Ministerio de Relaciones Exteriores se comprometiera a facilitar y brindar la asistencia necesaria durante la conducción de la visita.

Según la CIDH, los comisionados visitantes sostendrán reuniones con autoridades del Estado, representantes de la sociedad civil y otros actores relevantes para “poder tener un diagnóstico completo y adecuado de la situación de derechos humanos en el país”.

La respuesta del Gobierno se da luego de que la CIDH le solicitara en tres ocasiones autorización para entrar al país: el 26 de abril, 1 y 11 de mayo.

Una primera respuesta gubernamental le indicó al organismo internacional que debían “aguardar los procesos internos”, en referencia a los resultados de las investigaciones de la Comisión de la Verdad Justicia y Paz. En una segunda respuesta, el gobierno nicaragüense le solicitó “apoyo técnico” a la CIDH para la Comisión, juramentada por la Asamblea Nacional para investigar los hechos violentos y las muertes durante las protestas de abril.

Desde el jueves 3 de mayo, la CIDH tiene habilitada una Sala de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada (SCROI) para Nicaragua, la cual se activa en los casos más graves o que exigen atención especial, y a donde llegan reportes desde  organizaciones de la sociedad civil, entidades estatales, académicas, medios de prensa, organismos internacionales y desde las propias autoridades.

La visita de la CIDH a Nicaragua era uno de los requisitos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua para que se pudiera iniciar el diálogo nacional entre el Gobierno y diversos sectores. Ante la aceptación del Gobierno de dicha visita, los obispos anunciaron que el diálogo iniciará este 16 de mayo a las 10:00 a.m. 

Visitas de la CIDH a Nicaragua

En cinco ocasiones, la CIDH ha realizado visitas “in loco” (en el lugar de los hechos) a Nicaragua. En cada una de ellas, la comisión se ha entrevistado con los jefes de Estado, representantes de la Iglesia Católica, de instituciones empresariales, políticas, humanitarias y profesionales, y con ciudadanos de diferentes municipios del país.

La CIDH “conducirá una visita de trabajo a Nicaragua, con el objeto de observar en terreno la situación de los derechos humanos. Orlando Valenzuela/END

3 al 12 de octubre de 1978

Una Comisión Especial de la CIDH, conformada por cinco miembros, cada día, durante diez horas, recibió denuncias y quejas de cientos de personas sobre violaciones de derechos humanos.
La misión también habló con representantes de organizaciones de derechos humanos, líderes de partidos políticos y autoridades gubernamentales, destacando: el presidente Anastasio Somoza Debayle, el arzobispo de Managua y Monseñor Miguel Obando Bravo.

La CIDH visitó las ciudades de Estelí, Masaya, Diriamba, Jinotepe, Granada, Chinandega y Matagalpa. El organismo constató “las deplorables condiciones higiénicas y de hacinamiento” en que se encontraban los reos, muchos denunciaron torturas.

La CIDH determinó que existía una “grave situación” para los derechos fundamentales en Nicaragua, por lo que envió de forma urgente su informe a la XVIII Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y a los órganos competentes de la OEA.

6 al 11 de octubre de 1980

La CIDH arribó a Nicaragua por invitación de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (JGRN), tras el derrocamiento de Anastasio Somoza.
La atención se centró alrededor de la situación de los antiguos miembros de la Guardia Nacional, otros presos somocistas y la situación de los derechos humanos después de la revolución popular. 

La CIDH halló “deplorables” las condiciones de reos acusados o condenados por delitos no comunes y recomendó, entre otras cosas, mejorar las condiciones en las cárceles y que se optimizaran los procedimientos de los Tribunales Especiales.

La CIDH apuntó las dificultades a las que se enfrentaron las nuevas autoridades.

3 al 6 de mayo de 1982 

Visita para conocer la situación de los nuevos asentamientos de las minorías étnicas en la Costa Caribe.

Tres comisionados de la CIDH visitaron dos centros penitenciarios, uno en Managua y otro en Puerto Cabezas, así como los asentamientos indígenas de Sahsa y Sumubila.

También sostuvieron entrevistas con miembros de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, organizaciones de derechos humanos, representantes de diversas instituciones religiosas, humanitarias y profesionales del país.

En esa visita, la CIDH realizó una serie de medidas para mejorar la situación de los derechos humanos de estos grupos étnicos.

20 al 22 de enero de 1988 

El objetivo fue observar la situación de casos individuales en trámite. Producto de la visita, y después de suscrito el Acuerdo de Sapoá en marzo de 1988, se determinó que el secretario general de la organización de los Estados Americanos (OEA) sería el garante y el depositario del cumplimiento de la amnistía para los miembros del ejército del régimen somocista por delitos cometidos antes del 19 de julio de 1979.

El clamor popular por justicia continúa manifestándose en las calles. END

Por lo que un grupo de abogados de la CIDH volvió a Nicaragua en abril de 1988 para llevar a cabo, en Managua, un estudio de cerca de 1,800 expedientes de casos individuales de exmiembros de la guardia Nacional de Nicaragua, detenidos en la Penitenciaría de la Zona Franca de Managua (Tipitapa). 

27 al 30 de abril de 1992

La CIDH se reunió con las autoridades gubernamentales incluyendo la presidenta Violeta Barrios de Chamorro, así como con representantes de los diferentes poderes del Estado, con organismos de defensa de los derechos humanos y miembros de instituciones representativas de la sociedad nicaragüense.

La CIDH encontró consenso entre los entrevistados sobre una mejoría de la situación de los derechos civiles y políticos desde la finalización del conflicto armado y la instalación del gobierno de turno.

La comisión aplaudió la creación de una Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos y expresó consenso sobre la “deficiente” situación que atravesaban los derechos económicos, sociales y culturales de esa época, debido a la crisis económica de entonces.