•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los fuertes enfrentamientos de este lunes entre antimotines, miembros de la Juventud Sandinista y civiles que protestan contra el gobierno en Sébaco, Matagalpa, dejaron al menos 16 heridos, entre ellos cuatro menores de edad.

Desde en la mañana, la policía llegó para disolver un tranque en la carretera Panamericana Norte que habían instalado los pobladores de Sébaco, como una forma de protesta por las muertes registradas en el país desde abril.

“La Policía, junto con miembros de la Juventud Sandinista, nos atacó a balazos y morterazos y nosotros nos tuvimos que defender”, relató José Antonio Duarte, un joven manifestante.

A las 8:00 p.m. De este lunes los enfrentamientos continuaban en Sébaco.  Entre los manifestantes heridos hay cuatro menores de edad.

Los civiles se defendían con huleras y piedras.

La Iglesia Católica abrió las puertas de la parroquia Inmaculada Concepción de María, donde se improvisó un puesto médico para atender a los heridos, porque, según el padre Uriel Antonio Vallejos, en el centro de salud de Sébaco no estaban atendiendo a los heridos opuestos al gobierno.

Hasta las 8:00 p.m. de este lunes, en el puesto médico de la parroquia a cargo del doctor Francisco Aguirre, habían atendido al menos 16 personas, entre ellos cuatro menores de edad, la mayoría por impactos de bala.

Entre los heridos se encuentran el joven de 22 años, Cristian José Ruiz Sánchez, quien recibió un impacto de bala en el tórax, quien junto a otros heridos de gravedad fue trasladado al hospital de La Trinidad, donde sí atendían a los protestantes.

La lista de heridos la integran Kevin Álvarez Siles (21), quien recibió impactos de bala en ambos brazos; César Adonis Navarro (23), tras recibir un balazo en la espalda; Kenneth Ochoa (16); David Terso (27), Guillermo Rodríguez (29); Juan David Mejía (16) y Jonathan Rayo (27). Estos fueron alcanzados por piedras e impactos de mortero.

Dos heridos muestran casquillos de escopetas como evidencias del ataque sufrido. Melvin Vargas/END

Paz momentánea

En un intento por restablecer el orden, el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez convocó a los feligreses de Sébaco a una misa para orar por la paz del pueblo, y luego recorrió las calles con el Santísimo en sus manos. Los enfrentamientos cesaron por un tiempo.

Una multitud, al grito de “Viva Nicaragua”, acompañó a monseñor Álvarez, quien recorrió las calles repletas de piedras y garrotes que los protestantes usaban al enfrentarse a la Policía y fuerzas de choque.

Al pasar por la alcaldía, monseñor Rolando Álvarez tomó la delantera con el Santísimo en sus manos logrando desinstalar barricadas y apartar llantas que obstaculizaban el paso.

Decenas de pobladores acompañaron al obispo de Matagalpa en una procesión por la paz.Melvin Vargas/END

Fue una paz momentánea. Al concluir la procesión los enfrentamientos continuaron y cinco civiles más resultaron heridos de bala, entre ellos dos adolescentes.

Víctor Manuel Pérez (16) recibió un balazo en su pierna izquierda; Alejandro Martínez (28) fue herido de bala en la pierna derecha; Eyder Antonio Torrez, (15), recibió un impacto de balín en el estómago; Juan Ramón González (28) fue herido de bala en mano y pie, y Dennis Escorcia (36) años recibió un balazo en su cara.

Monseñor Rolando Álvarez condenó los actos de violencia y dijo que viajó hasta Sébaco “para acompañar en oración al pueblo”.

La Policía Nacional, por su parte, emitió un comunicado en el cual indicó que llegaron a Sébaco para “restablecer la libre circulación de personas y vehículos en el puente de Sébaco”. La institución agregó que tres oficiales resultaron heridos de balas.