•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hoy miércoles se cumplen siete días desde que iniciaron los tranques en las principales carreteras de Nicaragua, paralizando gradualmente el comercio entre los departamentos del interior y la capital.

Este martes era notoria la escasez de productos básicos en mercados y pequeños negocios de varias ciudades, según reportaron nuestros corresponsales.

 Tranques en Isla de Ometepe se intensifican

El transporte interurbano de Managua ha estado prácticamente paralizado, mientras camionetas y buses privados suplen la demanda de pasajeros que regularmente se movilizan de una ciudad a otra por trabajo, comercio o estudios.

El presidente de la Asociación de Transportistas de Nicaragua (ATN), Marvin Altamirano, aclaró que en ningún momento han pedido a la Policía Nacional que despejen las carreteras donde hay tranques, tal como informó la oficina de Relaciones Públicas de esta institución.

Altamirano agregó: “No queremos estar en esta situación, y el sector está bien complicado, y ante esa situación de que hoy están trancado una carretera y mañana otra, pues todos (los transportistas) insisten que en algún momento hagamos un paro de transporte de carga en el que se incluya el cierre de las fronteras de Nicaragua”.

Preocupación que “implican a los transportistas en pedir represión para las personas que estaban en los tranques, y ante esta situación aclaramos la posición de ATN sobre los acontecimientos”, señaló.

En un documento, la ATN llama a la sensatez para que de manera flexible se permita la circulación de los vehículos de carga pesada, tanto nacionales como del resto de Centroamérica “con el objetivo de garantizar el abastecimiento de toda la población”. 

Piratas

Media docena de camionetas piratas cobran C$40 hacia Masaya, para un viaje en que normalmente cobran C$15 y expresos C$18, de acuerdo con la tabla de tarifas establecidas por el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI).

 ​​Transporte y comercio afectados por tranques

En el mercado Roberto Huembes algunos conductores de   vehículos piratas están utilizando la bahía de buses de la terminal, donde prometen transportar a los usuarios hasta donde es posible transitar, ya que en la entrada a la ciudad de Masaya hay conflictos.

En el mercado Huembes los únicos buses legales en funcionamiento eran los de Tipitapa y se había cancelado el servicio de buses a las ciudades de Masaya, Granada, Rivas, Peñas Blanca, Carazo, Diriomo y Nandaime.

Los microbuses interurbanos con terminal en la Universidad Centroamericana tienen el mismo problema de movilización hacia Masaya y Granada, y en cierta medida están afectados los buses que se dirigen hacia occidente, como León y Chinandega, donde hay retenes en carretera, pero el cierre del paso es temporal.

En el caso la terminal Rigoberto Cabezas en el mercado El Mayoreo, que atiende las rutas con destino a Matagalpa, Jinotega, Ocotal, Estelí, Somoto, Jalapa, Boaco, Chontales, Nueva Guinea, el Caribe Norte y Sur, ayer solo tenía en funcionamiento un bus de la ruta 401 para Tipitapa; pero que hizo viajes a Juigalpa a C$100, cobrando C$20 más de su precio.

La ruta a Boaco estaba haciendo viaje hasta Las Banderas, o sea 42 kilómetros antes de llegar a su destino.

“Ese bus va a Juigalpa, pero solo va a arrancar si logra tener suficientes pasajeros para recolectar más de C$5,000, pero a esta hora, las 10:30 a.m. solo tiene C$1,900. Si no hay tantos cobrará C$200, pero si la gente no quiere pagar o no tiene suficientes no hará el viaje”, comentó el pasajero Ramón Arístides Rodríguez.

Las rutas al norte del país hacia   los departamentos de Matagalpa o Jinotega y sus municipios, estaban suspendidas.

En la terminal Ivan Montenegro, ubicada en el mercado del mismo nombre, que atiende las rutas que viajan a Tipitapa, San Benito, Las Mojarras, Cofradía y Puerto Cabezas, solo estaban disponibles viajes a San Francisco Libre.

El transporte urbano de Managua sigue trabajando con normalidad durante el día; sin embargo al caer la tarde disminuye la cantidad de unidades en circulación y luego dejan de trabajar. 

Transporte internacional

El salvadoreño Manuel Escamilla, conductor de un furgón que este martes se dirigía con mercadería de Costa Rica a Guatemala, aseguró que  los tranques han ocasionado inconvenientes a varios de sus compañeros, y que muchos trasportistas e importadores se han abstenido de trasladar sus mercaderías, por temor a sufrir pérdidas o daños en furgones.

“A mí aun no me han retenido en tranques, pero a varios de mis amigos sí, y esto ha generado inconvenientes que no son de gravedad, como retrasos  e incomodidad para llegar a ciertos lugares donde consumimos nuestros alimentos”, confirmó.

 Tranques en Nicaragua dificultan la distribución de mercancías

Félix Guevara, gerente de la agencia aduanera Acosta, localizada en la frontera de Peñas Blancas, confirmó que hay un descenso en el traslado de mercaderías por este puesto fronterizo.

pobladores salen a masaya desde MANAGUA con los medios disponibles.

“Algunos transportistas e importadores de mercaderías tienen temor a ser víctimas de saqueo en los tranques y prefieren tener varadas sus cargas en los puertos o almacenes”, indicó.

Mauricio Marenco, presidente de la agencia aduanera Empremar detalló que la mayor parte de la mercadería, que actualmente ingresa y egresa por la frontera sur, es la que ya estaba en tránsito antes de que activaran e intensificaran los tranques.

“Hay una afectación, que tiene que ver con la caída en el aduanaje de contenedores que en nuestro caso es de un 20% y esperamos, en Dios primero, que con el diálogo se normalice la situación del país, ya que nos afecta a todos”, dijo Marenco.

En la Isla de Ometepe los tranques, que mantienen  bloqueadas las carreteras que unen Moyogalpa y Altagracia, también han causado repercusiones al sector hotelero de la zona.

Según el empresario hotelero Óscar Flores, del municipio de Altagracia, la actividad turística en la Isla de Ometepe es nula y asegura que trabajan al 2% de su capacidad y “con los tranques que se han instalado aquí la situación empeoró”.

El domingo un grupo de hoteleros llegó al tranque ubicado en el empalme de El Quino, a pedir a los manifestantes que sean más flexibles y permitan transitar a los vehículos cada hora y por espacio de 10 minuto y la petición fue aceptada.

El comercio

En Boaco se empezaron a sentir los efectos en las ventas de algunos productos de la canasta básica, así como una afectación directa por la falta de compradores, debido a los tranques ubicados en el municipio de Camoapa, salida hacia Managua y en el sector de La Calamidad.

 ​Exportadores y transportistas preocupados por tranques

El comerciante Justo Pastor Escobar Vargas, quien se dedica a la compra y venta de granos básicos en la terminal de buses del mercado municipal de Boaco, señaló que la situación que se vive en el país les está afectando directamente porque los productores no se están llegando a vender por el paro, y tampoco llegan los compradores.

“Si los buses no traen gente, no hay clientes, ni movimiento, porque nosotros nos mantenemos de la gente de fuera, de la montaña; los del pueblo consumen, pero poco. Todos estamos afectados desde el lustrador, el carretonero, el vende caramelos y los que venden agua helada, estamos siendo afectados todos”, sostuvo el comerciante.

En Granada, los camiones cargados de aceite, jabón, gasolina y alimentos, permanecieron estancados en la carretera.

Los tranques fueron ubicados en los kilómetros 34, 36 y 38 de la carretera Masaya-Granada.

“Nosotros vamos rumbo al mercado de Granada, porque hay poco aceite, nosotros abastecemos a las distribuidoras, entre otras pulperías y negocios, pero se nos ha sido difícil llegar por los tranques, porque atrasan todo el proceso y a nuestros clientes principales les urge el producto para venderlo”, aseguró Wilmer Argüello, conductor de camión.

El martes los tranques aumentaron en Diriamba, pasando de uno a cinco, en las principales vías alternas de la ciudad.

“Estamos priorizando el pase a los camiones de carga, ya que no queremos interrumpir sus caminos y así evitar que los mercados se queden sin productos, el tiempo para el resto de los vehículos es escalonado y cada 20 minutos se abre el paso vehicular”, dijo un conductor de mototaxi.