•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Nos hemos organizado para defender el mercado, estamos en las entradas y no dejaremos pasar a nadie que no se pueda identificar”, dijo una comerciante con delantal y machete en mano que vigilaba desde una barricada levantada en La Reforma.

Este martes en Masaya se reportó el saqueo de la tienda de conveniencia de la gasolinera Puma y el Centro Recreativo El Paraje, en el costado suroeste de la rotonda a Las Flores.

 Tranques aíslan a Managua

Los protestantes permanecían ayer protegiendo de posibles saqueos dos sucursales de supermercados Palí, que están en la ruta de la rotonda San Jerónimo de Las Flores, que se convirtió en corredor de los enfrentamientos.

Heridos

Pasado el mediodía las fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional abandonaron sus posiciones permitiendo que los ciudadanos se tomarán el trayecto de escasos kilómetros entre las rotondas San Jerónimo y Las Flores.

La Cruz Roja, filial Masaya, había atendido a 13 heridos hasta las 3:00 p.m. de este martes. “La gran mayoría son lesiones por charneles y balas de goma.  Tres heridos fueron  traslados al hospital Vivian Pellas. Atendimos en la filial a cuatro pacientes que fueron traídos por pobladores hasta la filial, debido a que el acceso al hospital fue nulo en horas de la mañana, era una zona de conflicto”, dijo el doctor Omar Murillo, presidente de la filial de la Cruz Roja en Masaya.

 Diálogo Nacional en Nicaragua: Protestas dejan un muerto en Matagalpa

El número de heridos pudiese ser mayor porque algunos recibieron asistencia en casas que sirvieron como puestos médicos.

El Calvario, San Miguel, La 12 de Mayo, La Reforma,  Héroes y Mártires son barrios llenos de barricadas, que sumadas a la que levantaron desde la rotonda San Jerónimo a la de las Flores, dan a Masaya un aspecto de ciudad amurallada.

Choques en Chontales

La ciudad de Juigalpa también fue escenario de enfrentamientos este martes. En la salida hacia Managua los manifestantes y fuerzas antidisturbios se lanzaron bombas lacrimógenas, morteros, piedras y balas de goma, aun cuando una comitiva de sacerdotes caminó hacia donde estaban los antimotines para mediar.

 ​​Transporte y comercio afectados por tranques

A la zona de choque acudieron los sacerdotes de Chontales y Río San Juan, Jairo Mejía y Julio Magnali, junto con el cura Nelson Gómez de la catedral de Juigalpa, y dos frailes franciscanos, uno de ellos resultó herido. Los religiosos hicieron el llamado al cese a la violencia; pero las partes en conflicto no dejaron sus posiciones.