•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Canción de Navidad, un poema que escribió Rosario Murillo tras el terremoto de 1972, ha cobrado hoy relevancia, luego de que Víctor Cuadras, uno de los universitarios, lo leyera durante la instalación del diálogo en Nicaragua.

El poema lo escribió Murillo luego del terremoto que azotó Managua en el 23 de diciembre de 1972, en el cual perdió a un hijo que había procreado con el periodista Annuar Hassan.

 Lea: Diálogo en Nicaragua: Las frases más sonadas

“Este poema para mí significa mucho, recoge el dolor de una madre y de muchas madres que hemos perdido a nuestros hijos en distintos momentos y en distintas circunstancias. Aquel diciembre (de 1972) fue sumamente doloroso, me tocó recoger a mi hijo a la casa de mi papá y mi mamá, que le había caído el segundo piso encima y veía que el angelito, que inexplicablemente todavía estaba flexible y caliente, no parecía un niño muerto”, recordó hoy mismo Rosario Murillo, durante una intervención en medios oficialistas.

Murillo dijo estar segura de poder hablar en nombre de todas las madres nicaragüenses, pues en estos “momentos de luto y aflicción”, todas las madres de Nicaragua también quieren la paz.

“Parecía un niño dormido y recogerlo, sentirlo y cantarle, y después escribir este poema, para mí significó mucho, tiene que ver con esa pérdida irremplazable de nuestros hijos y por eso digo: Todas las madres tenemos el mismo dolor y el mismo sufrimiento, todas queremos la paz”, continuó Murillo.

Cuadras, en el diálogo nacional, leyó el poema cuando remarcó que durante las protestas en Nicaragua han muerto 68 personas, según las cifras de los universitarios.

El Nuevo Diario comparte íntegro el poema.

 De interés: El minuto a minuto de la instalación del diálogo en Nicaragua

Canción de Navidad

Yo camino hoy

con el dolor del parto en cada paso

con el vientre rompiéndose

y los pedazos de madre

volando sobre espacios vacíos

yo camino gimiendo

apretando en mis manos los barrotes

apretando los dientes

mordiéndome la lengua

Voy vestida de barro

voy cubierta de piedras y de tiempo

tengo cara de asombros y cabellos de fuego

 Además: Declaraciones de Daniel Ortega en la instalación del diálogo en Nicaragua

llevo el dolor del parto en cada paso

siento al hijo que brota de la sangre

siento la piel colgando

tengo las venas en un solo nudo

hay un hijo derramado en la noche.