•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque no han suspendido labores, las empresas que ofertan el servicio de viajes terrestres desde Nicaragua hacia otros países de Centroamérica, han reducido las salidas debido a los tranques en las carreteras.

Marco Baldi, gerente en Managua de la empresa TransNica, dijo que es una medida para garantizar la seguridad de los viajeros y del personal que labora para la compañía.

“En ningún momento vamos a aventurarnos a salir exponiendo a los pasajeros, solo en los momentos en los que realmente tengamos la certeza de que no habrá ningún inconveniente salimos”, señaló Baldi.

En las vías del país, permanecen varadas decenas de camiones que trasladan mercancías. esta imagen se apreció ayer en la panamericana norte.

“Hoy (ayer), un bus salió a las 5:00 a.m.  y otro a las 7, pero ya a esta hora (mediodía) no tenemos, porque no existen condiciones para que los autobuses pasen”, dijo Baldi.

De acuerdo con Baldi, a consecuencia de las demoras en los tranques, el tiempo en que realizan la travesía entre Managua y San José se ha incrementado, pasando de 9 a 11 horas de viaje.

Carlos Medina, gerente regional de mercadeo de TicaBus, agregó que esta línea terrestre trabaja con normalidad, pero también decidieron suspender el horario de salida vespertina hacia Costa Rica. 

“Precisamente, porque es después de mediodía que se ha presentado la mayor cantidad de protestas”, dijo Medina.

Actualmente, TicaBus ofrece salidas hacia El Salvador y Honduras a las cinco de la mañana, y a las 6 y 7 a.m. hacia Costa Rica.

Medina agregó que como medida de protección para los usuarios, en caso de encontrarse con algún conflicto en la carretera, la orientación es retornar.

Enrique Quiñónez, gerente general de la empresa Nica Bus International S.A., explicó que esta entidad no solo ha debido modificar temporalmente sus horarios de salida vespertina, sino que también optaron por emplear Carazo como una ruta alterna para viajar hacia la frontera sur.

Nicaragua cumple hoy ocho días desde que los protestantes comenzaron a levantar tranques escalonados en las principales carreteras del país, lo que ha generado una semiparalización de las actividades económicas y de transporte.