•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Humberto Antonio Parrales Reyes y Noel Ramón Calderón Lagos murieron por heridas con arma de fuego durante un ataque registrado en horas de la madrugada de ayer en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), donde se encontraban apoyando a los universitarios que permanecen atrincherados.

El Movimiento Estudiantil 19 de Abril informó que las víctimas cooperaban proveyendo café y agua en las barricadas cercanas a la Upoli, y cumplían esa labor cuando se produjo el ataque. Aseguraron que los disparos fueron realizados por sujetos encapuchados desde dos vehículos, cuando el joven y su padrastro se dirigían a la trinchera.

Gertrudis Somarriba, cuñada y tía de las víctimas, respectivamente, relató que sus parientes se movilizaban a bordo de una moto cuando fueron interceptados por una camioneta y un taxi gris. Les dieron persecución y “de un impacto (con la camioneta) ellos se cayeron, a mi cuñado le dispararon en el costado derecho, que le sacó parte del pulmón, y a mi sobrino le dio un infarto al verse rodeado por los sujetos. Luego a mi cuñado lo golpearon salvajemente”.

En la moto viajaba una tercera persona que logró correr y dar aviso.

“Mi sobrino fue llevado a un hospital privado, donde los médicos confirmaron que sufrió tres infartos, mientras mi cuñado murió de forma instantánea en el lugar y fue llevado hasta las instalaciones de la Upoli”, detalló Somarriba.

Los familiares de las víctimas aseguran que en el Instituto de Medicina Legal se negaron a realizar la autopsia de los cadáveres.

“Queremos justicia porque no son dos los que han fallecido en estas protestas, son más de 60 madres que claman justicia”, clamó Somarriba.

Humberto fue velado en Tipitapa, lugar donde vivían sus familiares, mientras su hijastro era velado anoche en el anexo a Villa Fraternidad.