•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El grupo de estudiantes universitarios que permanecen atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN- Managua) emitieron un comunicado ayer en respaldo a los ciudadanos que pese haberse instalado el diálogo nacional decidieron mantener las protestas. 

Los universitarios también informaron que no entregarán en recinto universitario Rubén Darío hasta que no se cumplan sus demandas, entre ellas la reestructuración de la dirigencia de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN).

“Aclaramos que las y los estudiantes que estamos resguardando pacíficamente nuestro recinto universitario desconocemos el pronunciamiento emitido el día de hoy (ayer) por supuestos estudiantes de la UNAN, el cual menciona el respaldo a las diferentes facultades al diálogo nacional y la normalización de las actividades académicas”, dijo una de las jóvenes.

Los manifestantes que se autodenominan Movimiento Universitario Unan-Managua, realizaron la comparecencia ante periodistas en uno de los pasillos de la UNAN, levantando banderas azul y blanco y con los rostros ocultos.

El grupo refirió que su reclamo está amparado en el Artículo 2 de la Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior (Ley 89), el cual establece que las universidades estarán vinculadas a las necesidades políticas, económicas, sociales y culturales del país.

No a la impunidad

El movimiento demandó una vez más que se esclarezcan las circunstancias en las que ocurrieron cada una de las más de 60 muertes ocurridas durante las protestas de abril y mayo.

“No podemos retomar el inicio de las actividades académicas, porque la coyuntura actual no lo permite, así mismo no se garantiza la seguridad de los estudiantes considerando las múltiples ocasiones en la que hemos sido víctimas de ataques ocasionados por las fuerzas armadas de la Policía Nacional y grupos paramilitares, de igual manera de miembros partidarios de la Juventud Sandinista”, es la posición de los universitarios.

Los universitarios han permanecido en el campus de la UNAN-Managua desde dos semanas, y su demanda es el cambio de la dirigencia de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua, a la cual tildan de corruptos.