•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Piedras vs balas 

Los enfrentamientos entre ciudadanos, en su mayoría jóvenes, y agentes de la policía han sido una constante en la jornada de protestas en la que se sume el país desde hace un mes.  En la imagen, un grupo de policías ataca con balas de goma a estudiantes apostados en la parte trasera de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), en donde los jóvenes estuvieron atrincherados durante tres días.

Los morteros y las piedras eran las armas con las que se defendían los civiles, que también soportaron los efectos de los gases lacrimógenos.  Otras universidades que se unieron a las protestas también fueron atacadas, incluyendo la Universidad Centroamericana (UCA), Universidad Politécnica (Upoli), la Universidad Nacional Agraria (UNA) y en las últimas semanas la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en Managua y en sus facultades regionales.

Foto: Óscar Sánchez/END

Miles se toman  las calles 

Los ciudadanos han recuperado las calles como escenarios para exigir cambios al Gobierno. Durante el último mes se ha realizado cuatro marchas multitudinarias. El 28 de abril miles de personas marcharon en Managua convocados por la Iglesia Católica. Los religiosos  han abogado entre la población y la Policía para que cesen los ataques violentos.

 También los obispos cumplen con el rol de  mediadores y testigos del diálogo nacional entre el Gobierno y diversos sectores, cuya primera sesión de trabajo se realizará el día de hoy.

Foto: Archivo/END

Lágrimas por la sangre derramada 

Al menos veinte estudiantes de secundaria y universitarios han muerto durante las protestas, según organismos de derechos humanos. Uno de los casos más emblemáticos fue el de Álvaro Conrado, un joven de 16 años, estudiante del Instituto Loyola, quien murió producto de un impacto de bala en el cuello.

El joven pasaba agua a los universitarios atrincherados en la UNI cuando fue alcanzado por un proyectil, presuntamente disparado por un policía.

Foto: Bismarck Picado/END

Muerte y destrucción en León 

La ciudad de León fue una de los primeros escenarios de las protestas estudiantiles. El 20 de abril una violenta jornada terminó con la quema del Centro Universitario de Universidad Nacional (CUUN).

El incendio consumió al menos siete edificio y dejó una víctima mortal.

Foto: José Luis González/END

Se enciende la chispa rebelde en Masaya

Dos municipios icónicos del sandinismo, Masaya y Niquinohomo, también se han unido a las manifestaciones contra el Gobierno. En la imagen se ve a un joven disparando un mortero contra un grupo de antimotines que atacó una manifestación ciudadana en Masaya.

Foto: Óscar Sánchez/END

Tranques en zonas productivas 

Desde hace una semana los campesinos y transportistas de, al menos, 11 departamentos del país, especialmente aquellos en zonas productivas, han obstaculizado la pasada de carga pesada por las carreteras, en protesta por el alza en el combustible.

Foto: Alejandro Sánchez/END