•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Enfrentamientos en Jinotega, protestas en Masaya y el asalto una parroquia en Matiguás, Matagalpa, marcan la primera sesión de trabajo del diálogo nacional y dan la "bienvenida" a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en su primer día de trabajo en Nicaragua, para investigar la muerte de entre 58 y 65 personas durante las manifestaciones.

El obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, confirmó esta mañana durante su llegada al Seminario Nuestra Señora de Fátima, para participar en la primera sesión de trabajo del Diálogo Nacional, que ayer por la noche un grupo de personas encapuchadas y con armas, presuntamente miembros de las fuerzas de choques del Gobierno, ingresó a la parroquia de Matiguás y rodearon dicho templo.

 Lea: Diálogo Nicaragua: representes del Gobierno llegan al Seminario Nacional

El equipo de la  CIDH llegó el jueves a Nicaragua, autorizado por el presidente Daniel Ortega, y ya está hablando con familiares de las víctimas.

Los enfrentamientos en Jinotega, superaron esta mañana las 48 horas de actividad continua entre la población, la Policía Nacional y la Juventud Sandinista.

En Masaya, la Policía y los habitantes del barrio San Jerónimo y Monimbó, rompieron un acuerdo de no agresión horas después de firmado, lo que resultó en manifestaciones y multiplicación de barricadas en las calles.

 De interés: CIDH inicia oficialmente visita preliminar en Nicaragua

En Matiguás, "un grupo de personas encapuchadas ingresaron a la parroquia, los sacerdotes llamaron inmediatamente a la población, pero no hubo ataques a la integridad física de los párrocos. La feligresía atrapó a uno de los muchachos que ingresó a la parroquia y será entregado a una organización de derechos humanos", dijo el obispo Álvarez.

Sobre los tranques que se mantienen en varias partes del país, monseñor Álvarez recomendó que las manifestaciones se deben hacer pacíficas. "Si el pueblo va a realizar tranques, que le den paso cada determinado tiempo para poder movilizarse y que lleguemos todos a nuestro destino”, indicó.

El reporte del ataque a la parroquia San José de Matiguás lo hizo el padre Erick Díaz, vicario de la parroquia a través de sus redes sociales, quien alertó de la presencia de encapuchados en la capilla de adoración perpetua de la parroquia.

 Además: Esta es la posición de los universitarios en el diálogo de Nicaragua

El padre Erick Díaz dijo que gracias a la presencia inmediata de fieles católicos y pobladores en general, los sujetos encapuchados y armados que estaban en la capilla de adoración perpetua de esa parroquia abandonaron el lugar, además se logró la captura de uno de los sujetos, quien se encuentra ileso para entregarlo a las organizaciones de Derechos Humanos.