•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El dolor, luto y la ausencia de sus hijos Orlando Francisco Pérez Corrales, de 23 años, y de Franco Alexander Valdivia Machado, de 24 años, quienes fallecieron frente a la Alcaldía de Estelí, durante la protesta en contra de las reformas del Seguro Social el pasado 20 de abril, ha unido a dos familias a buscar justicia, y que el responsable intelectual y material paguen por sus crímenes.

Los universitarios se sumaron a la protesta convocada de forma pacífica y prueba de ello es que la mayoría de los participantes caminaban con las manos alzadas y otros agitando la bandera azul y blanco de nuestro país.

Socorro Corrales Pérez expresó que su hijo Orlando Francisco, de 23 años, estudiaba V año de Ingeniería en Energía Renovable, en la Facultad Regional Multidisciplinaria (Farem), carrera que adoraba y amaba, y ese día él y su hermana Aracely al ver las injusticias contra los ancianos decidieron participar en la marcha pacífica.

Franco Alexander Valdivia Machado.

“Yo me encontraba en el trabajo y me uniría una vez que concluyera mi jornada de trabajo como docente. Luego los llamé y me reuní con ellos, todo era cívico, unos iban con sus manos alzadas, otros con banderas azul y blanco. Pero se encontraron con la marcha de los trabajadores del Estado”, recordó la docente.

Una barricada de antimotines, policías, trabajadores del Instituto de Seguro Social, de la Alcaldía, no lo dejaron pasar.

“Nos regresamos hacia la carretera Panamericana, en las calles estaban los antimotines. Mi hijo corrió más, mi hija iba a su paso y me quedé atrás. Los perdí porque me quedé en Multicentro, estaba cansada”, aseguró Socorro. 

Aracely explicó que lograron llegar al parque Central, pero eso estaba rodeado de antimotines, policías y fuerzas de choques.

“Vi cuando la Policía empezó a lanzar bombas lacrimógenas y los disparos salieron de la Alcaldía, hay suficiente pruebas de eso, por las tecnologías. Mi hermano recibió un disparo en el pecho y lo remataron con otro debajo del mentón”

Pertenecía a la pastoral juvenil

“Con decirte que tenía planes una vez que se graduara, ya había conseguido un trabajo en el ingenio Montelimar y quería comprar una casa en El Crucero. Era un buen alumno y pertenecía a la pastoral juvenil. Él era una persona que se movía solo de la casa a la universidad, de la universidad a su casa o a la pastoral juvenil de la iglesia católica”, recordó embargada por el dolor, su mamá.

Agregó que Orlando Francisco era el menor de cuatro hermanos y lo tuvo 10 años después de su tercer retoño.

La mamá de Orlando Francisco relató que la ausencia de su hijo la tiene sumergida en un dolor profundo, porque considera que en cualquier momento va a entrar por la puerta de la casa, se va a duchar, cambiar de ropa y va a prender el televisor para ver lucha libre, su programa favorito. También era amante del futbol y su equipo favorito era el Barcelona.

Este muchacho participaba en jornadas ecológicas, ayudó a sembrar árboles en la reserva Tisey. 

Hijo de un exmilitar

“La familia decidimos vestirlo con su camiseta favorita del Barcelona y así lo sepultamos, en medio de mucha tristeza y dolor de familiares, amigos y vecinos”, mencionó la mamá del estudiante de Ingeniería en Energía Renovable.

Refirió que Orlando Pérez Tórrez, papá de Orlando Francisco, fue un exmayor del Ejército de Nicaragua y ella (Socorro) era gran simpatizante del Gobierno.

“No podía oír que hablaban mal de ellos (Daniel Ortega y Rosario Murillo), porque salía en su defensa. Hasta obligué a mi hijo a votar en las últimas elecciones municipales y presidenciales y ahora me arrepiento, porque me mataron a mi hijo”, dijo la madre del universitario fallecido.

Franco Alexander Valdivia Machado

El otro fallecido en la protesta por el paquete de reformas al Seguro Social, fue Franco Alexander Valdivia Machado, de 24 años, estudiante de III año de la carrera de Derecho.

Según Francisca del Carmen Machado, su hijo Franco Alexander también fue herido de bala en la cabeza y fue trasladado al hospital Regional San Juan de Dios, donde llegó sin vida.

“Como madre nunca esperamos que pasara esto, porque la protesta era pacífica, quienes atacaron fueron los policías y exigimos que los verdaderos culpables sean llevados a los tribunales y condenados. Queremos que se haga justicia y damos un voto de confianza a la Fiscalía”, insistió Machado.

“Mi hijo era travieso, juguetón y en primaria tenía muchos amigos, era una buena persona porque donde iba encontraba amigos, era un muchacho sociable, no le gustaban los pleitos”, mencionó la madre de Franco Alexander. 

Explicó que su hijo decidió estudiar Derecho, porque quería conocer las Leyes de este país para defenderse de las injusticias. Su promedio desde la primaria hasta la universidad era de 90 a 97 por ciento.

“Lo que más duele es que quería culminar su carrera para criar a su hija de 4 años, quería educarla e inculcarle buenos principios. Él (Franco Alexander), tenía un proyecto con sus canciones, que componía. Hay dos videos que están saliendo, quería llegar a más personas con sus mensajes y tocaba la flauta en los desfiles patrios”, detalló.