•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cientos de personas celebraron ayer en Niquinohomo el 123 aniversario del natalicio de Augusto C. Sandino, en un acto liderado por jóvenes autoconvocados y ciudadanos del pueblo de Masaya que ondeaban las banderas azul y blanco de Nicaragua.

Muchos pobladores catalogaron el hecho de "histórico" porque a diferencia de años anteriores, en este homenaje no participaron el presidente Daniel Ortega ni la vicepresidenta Rosario Murillo, quienes viajaban siempre al pueblo donde nació Sandino para realizarle un homenaje central. 

Niquinohomo fue uno de los pueblos en donde se registraron ataques violentos por parte de agentes antimotines y grupos de choque afines al Gobierno hacia ciudadanos que protestaban exigiendo justicia y democracia. 

El monumento de Sandino ubicado a la entrada del pueblo también fue objeto de disputa, pues los jóvenes autoconvocados pintaron su pedestal en azul y blanco, y luego las autoridades querían pintarle los colores rojo y negro, característicos del partido gobernante FSLN.

Hasta ahora, el pueblito donde nació Sandino permanece "tomado" y protegido con barricadas por los pobladores que se oponen al Gobierno. 

Homenaje

El homenaje a Sandino realizado ayer comenzó con una marcha desde el cementerio hasta la plaza ubicada en la entrada del pueblo. Allí se instaló una tarima y se decoró el escenario con telas azules y blancas, como la bandera de Nicaragua. 

"Fue un gran placer y un gran orgullo celebrar a Sandino con la bandera azul y blanco, con la bandera del país por el que luchó", dijo Ricardo Sanarrusa, dirigente del recién creado "Movimiento Hijos de Sandino Niquinohomo". 

En el evento hubo bailes folclóricos, pronunciamentos, toques de bandas musicales y hasta se leyó la biografía del "General de Hombres Libres".

Un año atrás

Hace un año el presidente y la vicepresidenta Rosario Murillo presidieron el homenaje central a Sandino desde su Casa Museo, en Niquinohomo, que fue televisado por los canales oficialistas. 

En el acto también estuvieron miembros de la Juventud Sandinista, el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras; el jefe del Ejército, Julio César Avilés; la jefa de la Policía, primera comisionada Aminta Granera; y los nietos de Sandino.

Ortega dijo hace un año, desde Niquinohomo: “Aquí está el General, con toda su fuerza espiritual, inyectada en el pueblo, en toda Nicaragua. Ahí está la luz y verdad de nuestro General Sandino. Aquí está, está en este sitio, está en esta plaza, en esta patria de Darío y de Sandino”.