•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un clima tenso hubo ayer en San José de Matiguás, municipio de Matagalpa, después que la noche del jueves la parroquia de este lugar fue atacada y sitiada por supuestos elementos de las fuerzas de choque del Gobierno.

Uno de los atacantes a la parroquia San José de Matiguás fue capturado por sacerdotes y religiosos que se encontraban en la iglesia, confirmó el párroco de la misma, Erick Díaz.

El religioso aseguró que gracias a la presencia inmediata de fieles católicos y otros pobladores, los demás sujetos abandonaron el lugar.

 Relatores de la CIDH visitan el Hospital Alemán Nicaragüense y se reúnen con universitarios

Según los ciudadanos, los atacantes fueron identificados como parte de las fuerzas de choque afines al Gobierno. El capturado, cuyo nombre es Reynaldo Barrera y trabaja en el Ministerio de Salud (Minsa), fue entregado el viernes a sus familiares ante las autoridades municipales y representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

La iglesia de San José de Matiguás, donde entraron sujetos armados con lanzamorteros.

Los sacerdotes Luis Hernández y Erick Díaz hicieron firmar al joven Barrera un acta, indicando que la ciudadanía no tomaría represalias contra él y que lo estaban entregando ileso.

Acuerdo en Jinotega

En Jinotega continuaron el viernes los enfrentamientos de la Policía Nacional y miembros de la Juventud Sandinista contra manifestantes, por segundo día consecutivo.

 Autoconvocados se manifiestan frente a hotel donde se hospeda la CIDH

Por la tarde, la Iglesia medió entre el alcalde, la Policía Nacional y pobladores del barrio Sandino y del Mercado Municipal, intentando parar la violencia en la ciudad.

Mientras, en Masaya, la Policía y los habitantes del barrio San Jerónimo y Monimbó rompieron un acuerdo de no agresión horas después de firmado, lo que resultó en manifestaciones y multiplicación de barricadas en las calles el viernes.

Marcha en Managua

Miles de personas autoconvocadas marcharon ayer desde el sector de Camino de Oriente hacia la Universidad Centroamericana (UCA), haciendo una parada de 15 minutos en la entrada del hotel Intercontinental Metrocentro, donde la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estableció su base de operaciones para investigar las muertes y atropellos a los derechos humanos en el país durante las protestas ciudadanas iniciadas el pasado 18 de abril.

 Enfrentamientos, protestas y asalto a iglesia marcan el primer día de trabajo del Diálogo Nacional

“Señor, señora, no sea indiferente, están matando al pueblo en la cara de la gente”, fue el coro de los manifestantes.

“Ningún miembro de la CIDH ha salido a hablar con nosotros, no era ese el propósito, pero es obvio que se han dado cuenta de la marcha y de lo que el pueblo pide a gritos, que es justicia para nuestros muertos, para las familias y que se acabe la represión”, dijo uno de los jóvenes que encabezaba la manifestación portando una manta.

 ​​Tras un mes de protestas, manifestaciones continúan, estas son las actividades para hoy

“Nos mantendremos protestando hasta que haya luces de justicia para las familias de los más de 60 muertos, es como una conmemoración por los héroes de abril”, expresó otro estudiante.

El diálogo nacional empezó a lograr acuerdos este viernes, pero estos manifestantes dijeron que “las manifestaciones pacíficas continuarán independientemente del diálogo… hasta que el pueblo lo decida”.

En Managua se realizó otra marcha ayer, desde camino de oriente hasta la UCA.

A las cinco de la tarde, los marchistas llegaron a la entrada principal de la UCA, donde hicieron un plantón animados por música y presentaciones artísticas.

“Esto es la expresión viva del pueblo, no vamos a dejar de manifestarnos hasta que Daniel Ortega y Rosario Murillo se vayan o se comprometan a algo que valga la pena, como por ejemplo elecciones libres, que no las hemos vivido desde hace muchos años”, declaró Guillermo Zavala, un hombre adulto que participó en la manifestación.

La marcha se realizó sin inconvenientes.