•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recibió hoy una “lluvia” de denuncias en su  primera reunión para investigar entre 61 y 65 muertes en Nicaragua, durante las protestas contra el presidente Daniel Ortega, informó ayer  el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

“Hubo mucha receptividad a nuestros planteamientos, nos escucharon y nos explicaron el desarrollo de sus actividades, ahí les llovían solicitudes (denuncias) nuevas”, dijo la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez, al salir de una reunión que sostuvo con la delegación de la CIDH.

Núñez afirmó que la delegación de la CIDH, conformada por más de una decena de personas y liderada por la relatora para Nicaragua Antonia Urrejola, mostró un “compromiso personal con las cartas de los derechos humanos”.

Desde las 8 de la mañana las denuncias eran recibidas en un  salón de un hotel de Managua. A las personas que llegaban a interponer denuncias se les entregaba un número para llevar una orden de atención y posteriormente fueron atendidos por los relatores de la CIDH.

Apoyo a familiares

Sin embargo, en el lobby del hotel, el movimiento Madres de Abril, estuvo organizando a las personas que llegaban para que presentaran su denuncia. De igual forma lo hizo un grupo de personas autoconvocadas. El objetivo era que los familiares de las víctimas o de personas agredidas durante las protestas presentaran de forma adecuada las pruebas que llevaron.

 Algunos familiares de jóvenes que murieron en las protestas llegaron con los retratos. El Movimiento Estudiantil 19 de Abril, también se reunió con agentes de la CIDH y aseguraron que entregarían un amplio informe sobre la represión que han sufrido.   

La CIDH continuará hoy sábado recibiendo  denuncias  de  la población. Ataques a medios de comunicación independientes, amenazas a periodistas y tergiversación de la información por parte del Gobierno, también forma parte de las denuncias ante la CIDH.

La reunión con las organizaciones humanitarias marcó para la CIDH el inicio de una misión de cuatro días, para investigar las faltas infringidas a la población durante las protestas.

La CIDH ha aclarado que su trabajo “no es parte de nuestro mandato determinar responsabilidad penal individual, sino determinar si el Estado es responsable por violaciones de derechos humanos”, aseguró la experta a los medios de comunicación.