•   Siuna, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Fuerza Naval a través del Distrito Naval del Caribe rescató a cuatro náufragos que se encontraban a la deriva, informó hoy el Ejército de Nicaragua.

El operativo de búsqueda y rescate se realizó a una milla náutica al norte de la barra de San Juan de Nicaragua, por un equipo de rescate de la Fuerza Naval compuesto por cinco efectivos militares y una lancha rápida que  zarparon de San Juan de Nicaragua, hacia la posición señalada, encontrando donde  la embarcación “Tigre de Mar” flotando a la deriva con dos tripulantes a bordo.

Hallan tres cuerpos más del naufragio

Según el comunicado el capitán de la embarcación  Jason Antonio Tapia Pineda, detalló a las autoridades, que venían de Cayo Roca, ubicado al Sur de la Barra del Río Punta Gorda y que trasladaban a una mujer de 36 años de nombre Seneyda Samuel Colleman, quien sufría un fuerte dolor abdominal y fractura en el pie derecho.

La embarcación quedó a la deriva debido a desperfectos mecánicos y debido a la corriente y el reflujo del mar, la embarcación flotó nuevamente hacia mar adentro, quedando a bordo el capitán y un tripulante.

"Al conocer de la situación, una parte del equipo de rescate de la Fuerza Naval desembarcó y realizó una patrulla costera hasta el lugar donde se encontraban las dos mujeres y con apoyo del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de Nicaragua, se trasladó en camilla a la enferma y la señora Elsa Martínez hacia un punto de extracción, donde esperaba la unidad de superficie de la Fuerza Naval con el resto del equipo, para trasladarla al Centro de Salud de San Juan de Nicaragua y que fuera asistida", señala la Fuerza Naval en un comunicado. 

Pescador naufraga y se ahoga en Lago Cocibolca

Las cuatro personas rescatadas fueron identificadas como: Jason Antonio Tapia Pineda de 20 años, Luis Martínez Hooker 37 años, Seneyda Samuel Colleman de 36 años, Elsa Eloísa Martínez Humpris 38 años, todos originarios de Bluefields.

La Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, alertó a los transportistas acuáticos y propietarios de embarcaciones, que si durante sus actividades se presentan cambios bruscos en las condiciones hidrometeorológicas, amenazas o riesgos, deben refugiarse en lugares seguros y trasladarse al puerto más cercano.