•   Granada, Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El novenario a María Auxiliadora, una reconocida tradición de la ciudad de Granada, este año ha tomado un tono particular: los creyentes no piden favores personales, están rezando por la paz en Nicaragua y el éxito del diálogo nacional, para lograr una salida pacífica a la crisis que enfrenta el país y que ha dejado al menos 60 muertos.

Las fiestas de María Auxiliadora en Granada son un referente nacional de esta celebración católica y se realizan en el Colegio San Juan Bosco o Salesiano, donde el pasado 15 de mayo inició el tradicional novenario. 

Marisa Álvarez de Pasos, una granadina devota de la Virgen y presidenta de los festejos de este año, sostiene que como feligresía “estamos rezando a María Auxiliadora como reina de la paz. A Nicaragua la estamos poniendo en sus manos porque ya no hallamos cómo salir de esta crisis”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, y particularmente monseñor Jorge Solórzano de Granada, ha insistido en que los creyentes oren por el éxito del diálogo que continúa hoy. 

La devoción

Durante los nueve días de celebración dedicados a la Virgen María Auxiliadora en Granada, que concluyen el 24 de mayo, se ofician al menos cinco misas al día. 

Este domingo unas 20 familias de varios municipios del país llegaron en carretas peregrinas adornadas con banderas azul y blanco para ser parte de las fiestas a la Virgen y unirse a pedir por la no violencia.

Germán Escamilla, párroco de la capilla del Salesiano, tiene más de 15 años de trabajo pastoral en Granada, y afirma que nunca ha visto una celebración tan maravillosa como esta.

“Los devotos se esmeran por ser parte de esta festividad en todos los países que he estado, la que me ha sorprendido es la de Nicaragua, ver tanta devoción y que esta vez se unan para pedir por lo que está pasando le da aún más relevancia”, dijo el sacerdote.

Entre las actividades previstas hay procesiones, homilías y jornadas de oración con predicadores extranjeros. En estos días de novenario unas 3,500 personas religiosas también llegan de todos los departamentos para unirse a las festividades.