•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Monseñor Rolando Álvarez, de la Diócesis de Matagalpa, afirmó este domingo que el diálogo tiene un solo fin: el cambio a través de la democratización.

El obispo, en nombre de la Conferencia Episcopal, aseguró que “no defraudaremos al pueblo”, en referencia a la misión de la Iglesia como mediadora y testigo del diálogo nacional, que este lunes realizará su tercera sesión.

“Una vez más reitero en nombre de los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua que con la fuerza del divino espíritu y en el nombre que está sobre todo nombre, el de Cristo, no defraudaremos al pueblo”, enfatizó el prelado en su homilía de ayer en la Catedral de Matagalpa, durante la celebración del Domingo de Pentecostés o fiesta de Espíritu Santo.

En la celebración, monseñor Álvarez oró para que en Nicaragua “cambie la realidad histórica que hemos venido viviendo”.

“Por eso, el diálogo nacional tiene un solo fin: el cambio. El cambio es inevitable. No hay otro camino, no hay otra finalidad, el cambio viene y con él la democratización de la República de Nicaragua”, continuó, desatando una gran ovación de la feligresía.

Álvarez recordó que la Conferencia Episcopal indicó, al aceptar mediar en el diálogo, que este sería para “revisar el sistema político de Nicaragua desde la raíz, para lograr una auténtica democracia”.

El obispo, en su homilía, hizo una correlación entre el Espíritu Santo, que es verdad, justicia y paz, y la realidad nacional.

“El Espíritu Santo que invocamos hoy nos ayuda a perder el miedo a cualquier tipo de represión, fuerza de choque, terror; el miedo de clamar justicia, libertad o los derechos que nos asisten”, mencionó el religioso.

“Teniendo como verdad la finalidad ineludible de democratizar el país, de vencer el miedo, reclamar justicia y defender los derechos inalienables de cada uno; igualmente hemos de recordar, como lo hemos insistido los obispos, que toda manifestación de protesta a la que el pueblo tiene derecho, debe realizarse cívicamente, porque el que tiene la verdad es capaz de marchar en paz y el que vive en la paz reclamando sus derechos tiene más poder que el arrogante que tiene las armas”, exhortó.

En esta fiesta de Pentecostés, agregó: “Nicaragua entera se recupera, se fortalece en lo más profundo de su interior y de su conciencia y se levanta para seguir caminando, abriendo nuevos horizontes porque un nuevo país, una nueva República nos espera a todos”.

Tregua rota

Los monseñores Rolando Álvarez, de Matagalpa; Jorge Solórzano, de Granada; y Bosco Vivas, de León, condenaron este domingo el ataque a los estudiantes de la Universidad Nacional Agraria (UNA), que dejó al menos ocho heridos durante la tregua acordada en el diálogo nacional que continúa hoy lunes.

Todos coincidieron en que el ataque, perpetrado supuestamente por simpatizantes del Gobierno, “rompió con la tregua”.

“Se puso en riesgo la tregua, pero me alegra que los estudiantes están demostrando altura y civismo al posibilitar que lleguemos al diálogo con mayor serenidad y continuar con esta gesta de democratización del país”, comentó monseñor Rolando Álvarez.

Jorge Solórzano, obispo de la Diócesis de Granada, dijo que “los enfrentamientos que se dieron nuevamente han, francamente, roto la tregua que se había acordado”.

Plantón este domingo en Managua. Orlando Valenzuela/END

Monseñor Bosco Vivas, de la Diócesis de León, sostuvo que este lunes en la tercera sesión del diálogo “habría que ver en la sesión cuáles son las explicaciones que se vayan a dar”, pero recordó que el diálogo es una ruta necesaria para una salida pacífica al conflicto que atraviesa el país.

“Si desechamos el diálogo, queda solo el camino de una violencia irracional porque es un enfrentamiento sangriento ya; entonces, el aumento de vidas sacrificadas sería mayor”, señaló Vivas.

Solórzano, de Granada, coincidió con el obispo de León y agregó que “a estas alturas ya no podemos retroceder, sino seguir avanzando, tanto en los acuerdos como en las solicitudes para lograr el cambio, porque el pueblo pide y necesita una verdadera paz, tranquilidad, justicia, democracia”.

Sector privado reafirma agenda

Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic)

Sin embargo, ratificó que seguirán en el diálogo para lograr un objetivo común: la democratización del país.

Sobre los temas que planteará hoy lunes el sector privado, estudiantes y sociedad civil, Healy puntualizó que girarán en torno a “qué vamos a hacer de aquí en adelante y la parte de la gobernabilidad y democratización para tener poderes independientes”. 

Colaboración de Keysi García, Katherine Chavarría y José Luis González).