•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Protestantes mantuvieron tranques ayer en León, Boaco, Carazo, Caribe Norte, Matagalpa, Rivas y Chontales. El cierre de vías como medida de protesta fue retomado el domingo luego de un ataque en la Universidad Nacional Agraria (UNA), que violó la tregua acordada en el diálogo nacional.

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) indicó, a través de su cuenta en Twitter, que los sectores participantes en el diálogo nacional no lograron llegar a un consenso “sobre la propuesta de levantar los tranques que se mantienen de manera escalonada en el país”.

Doce días después de que se comenzaran a implementar los cierres de las vías que conectan la capital con zonas productivas de Nicaragua, los productores han contabilizado pérdidas millonarias.

En los primeros días de tranques, que iniciaron desde el pasado jueves 10 de mayo, ciudades del Centro y Norte del país estaban desabastecidas de combustible y productos básicos, mientras que las cooperativas optaron por suspender el servicio de transporte interdepartamental e intermunicipal.

Este lunes se mantenían tranques escalonados en los municipio de Río Blanco y Matiguás, de Matagalpa, por lo que se imposibilitó la salida de productos como leche, queso, granos y ganado a los diferentes mercados del país. Además, en Boaco surgió un nuevo tranque en la carretera de Camoapa hacia Boaco.

Sector lácteo pierde millones

En Chontales, el sector lácteo llamó a los organizadores de los tranques a flexibilizar la circulación de los vehículos y ampliar la tregua mientras se esté desarrollando el diálogo nacional en Managua.

Wilmer Fernández, presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo de Nicaragua (Canislac), solicitó que sean más flexibles y despejen las vías.

Decenas de camiones permanecieron varados sobre la vía Juigalpa-Managua. Mercedes Sequeira/END

Fernández advierte que de seguir los tranques, el país entraría en graves consecuencias, “no solo en el sector lácteo, sino para la economía de todo el país”.

“En el caso de la venta de leche, se está dejando de circular 1,400,000 litros de leche a nivel interno, multiplicado por C$10, equivale a C$140 millones diario. Eso deja de moverse a nivel interno, lo cual hace que haya una recesión difícil de recobrar”, consideró Fernández.

Asimismo, el representante de Canislac manifestó que se ha detenido la exportación de casi 400,000 kilogramos diarios de derivados lácteos, lo que en divisas ronda los US$300,000 en pérdidas cada día.

Los tranques en Chontales se han mantenido de manera escalonada en la salida de Juigalpa hacia Managua y en el empalme de Lóvago. Los campesinos que están en el tranque del Empalme del Lóvago son originarios de Punta Gorda, Bluefields, Jícaro, El Almendro y Río San Juan.

Por la carretera de la zona central del país salen miles de cabezas de ganado a los diferentes mataderos, así como carne, leche, cerdos y granos básicos, señalan los productores de la zona.

Nagarote, bloqueado

Más de 300 nagaroteños reactivaron este lunes un tranque escalonado en el kilómetro 41 de la carretera nueva León-Managua, desde el que demandan justicia y democratización, así como cambios inmediatos en los poderes del Estado.

Los protestantes, a las 4:00 a.m., obstruyeron la vía con llantas, piedras y troncos, limitando el tráfico pesado, de pasajeros y vehículos particulares.

Taxistas, con tranque y paro 

La tarde de este lunes, conductores de taxis legales de la ciudad de Jinotepe, Carazo, reactivaron un tranque y paro de labores. Según el dirigente de los taxistas, Eddy Cajina, este gremio demanda al alcalde Mariano Madrigal que entregue un documento legal y oficial del incremento del pasaje.

“O nos bajan el combustible o nos dan el documento oficial donde sea la Alcaldía, avalada por el MTI, quién autorice el aumento de cinco córdobas”, alegó el taxista.

Para el día de hoy se espera que los tranques se extiendan a Santa Teresa, Hertylandia, San Marcos y en la salida de Jinotepe a Nandaime.

Este lunes también fue bloqueada la vía principal del municipio de Mulukukú, en el Caribe Norte, la cual había sido liberada la mañana del sábado.

El paso vehicular es permitido cada dos o tres horas. Ciudadanos se quejan de que los tranques ocasionan desabastecimiento y alza. La línea de gasolinera Santa Rita, que fue reabastecida este fin se semana, aumentó el precio del litro de gasolina a C$52.85. La medida motivó a los taxistas a elevar la carrera a C$20, el doble que hace una semana.

Otra vía que permanece bloqueada es la que une los municipios de Altagracia y Moyogalpa, en la Isla de Ometepe, en Rivas.

Pocos se arriesgan a viajar en bus desde Managua

Los buses que salen de la capital hacia occidente, oriente y norte del país no operaron de manera regular este lunes, debido a la poca afluencia de viajeros y a la obstaculización en las principales carreteras.

La terminal de buses ubicada en el mercado El Mayoreo, de donde salen buses hacia el norte, centro y regiones del Caribe de Nicaragua, la tarde del lunes lucía como un sitio fantasmal. A eso de las 5:00 p.m., un bus que habitualmente cubre la ruta Managua- Nueva Guinea salió sobrecargado de pasajeros, pero teniendo como destino final el kilómetro 40 de la carretera Panamericana Norte.

En Mulukukú, transportistas y particulares fueron afectados por los tranques. Gilberto Artola/END

“La gente que va a Nueva Guinea se tiene que bajar en el kilómetro 40 y pasar el tranque a pie y al otro lado abordan otro autobús que los lleva al 44 y bajan para pasar otro tranque a pie, para tomar otro autobús”,  explicó Antonio Medina, cobrador de autobuses.

Mientras que en el Roberto Huembes, en la terminal de buses que cubre las rutas hacia Masaya, Granada, Rivas, Jinotepe, Diriamba y Masatepe, la afluencia era baja en comparación a otros días en las llamadas horas pico.

De interés:​​ Álvarez: diálogo busca un cambio

La situación era similar en las terminales frente a la Universidad Centroamericana (UCA) y del mercado Israel Lewites, desde donde sale el transporte hacia León, Chinandega, Masaya, Carazo y Granada.

Tanto los buses que van a Chinandega como a León que antes circulaban por la carretera nueva a León, ahora toman la carretera vieja, por el tranque ubicado en Nagarote.

Desde la semana pasada, los buses que viajan a occidente están realizando un solo viaje de ida y vuelta, con pocos pasajeros, a diferencia de los días anteriores, cuando cada transportista realizaba hasta tres viajes, detalló Juan José Santos, conductor de este tipo de vehículos desde hace diez años.  

En la UCA, los transportistas la ruta hacia Granada y Masaya indicaron que hay pocos turistas y los pobladores están viajando únicamente en las horas pico, es decir, por las mañanas y en la noche.

“Ya estamos circulando y la gente aún no quiere salir por temor”, indicó uno de los cobradores de esa terminal.