•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La iglesia Católica de Nicaragua, a través de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), denunció hoy amenazas de muerte y descrédito contra obispos y sacerdotes, particularmente contra monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

“Como mediadores y testigos en el diálogo nacional estamos llamados a proponer y promover todas las vías posibles para alcanzar la tan deseada democratización del país y, por tanto, es nuestro sagrado deber pronunciar la palabra verdadera que nos haga libres”, expresa el comunicado de los obispos.

“Sin embargo, ante algunos sectores sociales poco acostumbrados a la cultura del diálogo y ante los inmediatismos de los que quieren perpetrarse en el poder, nos vemos en la urgente necesidad de informar a nuestro pueblo sobre el descrédito y las amenazas de muerte de las que estamos siendo objeto los obispos y sacerdotes, particularmente nuestro hermano, monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua”.

Las amenazas y descrédito contra obispos y sacerdotes, según la CEN, se están dando a través de distintos medios: ataques del Gobierno orquestados a través periodistas y medios de comunicación oficialistas, y cuentas anónimas en Facebook y Twitter.

Este martes en una de las comparecencias a medios de comunicación durante las pausas del diálogo nacional, Báez no confirmó ni desmintió las amenazas de muerte en su contra, sin embargo afirmó que “los obispos nos estamos jugando literalmente la vida en este diálogo”.

“A pesar de estas amenazas, recordamos a nuestros agresores que somos un cuerpo colegiado y que si se ataca a un obispo o un sacerdote se nos ataca a la Iglesia, y que no renunciaremos a acompañar en esta hora decisiva a todo el pueblo nicaragüense que bajo el azul y blanco de nuestra bandera ha salido a las calles a reclamar sus justos derechos”, refiere el comunicado de los obispos firmado por el secretario de la CEN, monseñor Juan Abelardo Mata, de Estelí.

En el comunicado la Conferencia Episcopal, que es mediadora y testigo del diálogo nacional, explica que “este pueblo a traviesa hoy una de las peores crisis de su historia tras la cruda represión por parte del Gobierno de Nicaragua que trata de evadir su responsabilidad como principal actor de las diversas agresiones”.