•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) denunció este martes las amenazas de muerte y descrédito contra obispos y sacerdotes, particularmente hacia monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

Según la CEN, son “ataques del Gobierno orquestados a través periodistas y medios de comunicación oficialistas y cuentas anónimas en Facebook y Twitter”.

“Como mediadores y testigos en el diálogo nacional estamos llamados a proponer y promover todas las vías posibles para alcanzar la tan deseada democratización del país y, por tanto, es nuestro sagrado deber pronunciar la palabra verdadera que nos haga libres”, expresa el comunicado de los obispos.

“Ante algunos sectores sociales poco acostumbrados a la cultura del diálogo y ante los inmediatismos de los que quieren perpetrarse en el poder, nos vemos en la urgente necesidad de informar a nuestro pueblo sobre el descrédito y las amenazas de muerte de las que estamos siendo objeto los obispos y sacerdotes, particularmente nuestro hermano, monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua”, destaca la denuncia pública de la CEN.

El pasado lunes, en una de las comparecencias ante los periodistas durante una pausa del diálogo nacional, monseñor Báez expresó: “los obispos nos estamos jugando literalmente la vida en este diálogo”.

Según la CEN, son “ataques del Gobierno orquestados a través periodistas y medios de comunicación oficialistas. Archivo/END

Horas más tarde, a través de su cuenta de Twitter, Báez se refirió al mismo tema: “Que sepan quienes me insultan y calumnian e incluso quieren mi muerte, que no tengo miedo y que no me doblegarán ni me callarán. Mi fidelidad a Jesucristo y mi amor al pueblo de Nicaragua están más firmes que nunca”.

La cuenta oficial de Facebook de Báez estuvo bloqueada durante horas, pero ayer anunció su restablecimiento. La Arquidiócesis de Managua también ha salido a desmentir que el cardenal Leopoldo Brenes tenga cuentas en redes sociales, tras la aparición de varias en su nombre.

Atacan a la Iglesia

Los obispos sostienen que si se ataca a un obispo o sacerdote, se ataca a la Iglesia.

“A pesar de estas amenazas, recordamos a nuestros agresores que somos un cuerpo colegiado y que si se ataca a un obispo o un sacerdote se nos ataca a la Iglesia, y que no renunciaremos a acompañar en esta hora decisiva a todo el pueblo nicaragüense que bajo el azul y blanco de nuestra bandera ha salido a las calles a reclamar sus justos derechos”, expresa el comunicado firmado por el secretario de la CEN, monseñor Juan Abelardo Mata, de Estelí.

Los obispos hicieron pública su denuncia un día después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó que al menos 76 personas murieron en el contexto de la protestas antigubernamentales, y que las fuerzas policiales y “grupos parapoliciales” han usado armas de fuego “de forma indiscriminada”, con posibles “ejecuciones extrajudiciales”.

En el comunicado de este martes, la Conferencia Episcopal explica que “este pueblo atraviesa hoy una de las peores crisis de su historia tras la cruda represión por parte del Gobierno de Nicaragua que trata de evadir su responsabilidad como principal actor de las diversas agresiones”. 

Upanic también denuncia amenazas

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) también denunció ayer, en un comunicado, haber recibido amenazas públicamente de parte de periodistas de medios afines al Gobierno, minutos después de concluida la sesión del diálogo nacional el pasado lunes, “lo que representa una clara violación al acuerdo suscrito”.

Las amenazas surgieron a través de publicaciones de periodistas de medios oficiales quienes acusan al sector privado de apoyar los tranques “para desestabilizar el país”.

“El Cosep quiere poner de presidente a Michael Healy (presidente de Upanic), por eso pretenden desestabilizar el país, por eso apoyan los tranques. Como están dispuestos a perder, hay que quemarles las empresas y la sede de Upanic”, escribió un periodista oficialista en su cuenta de Facebook.

Esta y otras amenazas representan, según Upanic, una clara violación al acuerdo suscrito en el diálogo nacional, de acoger las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las amenazas surgieron a través de publicaciones de periodistas de medios oficiales. Archivo/END

Una de las sugerencias de la CIDH exhorta a las autoridades estatales a “abstenerse de hacer declaraciones públicas que estigmaticen a manifestantes, defensores de derechos humanos, periodistas o utilizar medios estatales para hacer campañas que puedan incentivar la violencia contra las personas por razón de sus opiniones”.

“No nos dejaremos amedrentar por intimidaciones y amenazas que intentan arrebatar la institucionalidad y libertad de todos los nicaragüenses”, puntualiza el comunicado de Upanic.