•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el Ministerio de Educación (Mined) reanudó las clases el pasado 25 de abril, tras ser suspendidas por los disturbios ocurridos en las protestas que iniciaron el 18 de ese mismo mes, la asistencia de estudiantes en los colegios es baja.

En algunos casos, esto se debe al temor de los padres de familia a que los hijos se vean expuestos a situaciones de peligro, en especial los que acuden a colegios ubicados en las zonas donde se desarrollan protestas en marchas o tranques, que hasta ayer se mantenían.

Por ejemplo, el colegio La Salle, de Managua, informó ayer por medio de su portal web oficial que las clases se mantendrían suspendidas porque cerca de sus instalaciones se mantienen barricadas y tranques. “Es un riesgo muy alto integrar a los jóvenes a su jornada normal, pues la salida ante cualquier emergencia sería contraproducente”, precisaron las autoridades en el comunicado.

En el colegio Cristiano Enmanuel y el colegio público Edgar Arbizú, del Distrito VII de Managua, este martes El Nuevo Diario constató baja asistencia de estudiantes. Las calles cercanas a estos centros escolares aún se encontraban bloqueadas con barricadas que han colocado los manifestantes de la zona, cerca de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli).

“(Hoy) está calmado, pero uno siempre está con el miedo de traerlos porque si sucede algo es peligroso por los niños. Yo no lo había llevado hasta hoy (martes), ya tenía casi un mes de no ir a clases”, manifestó Diana Ocampo mientras acompañaba a su hijo hasta el colegio Cristiano Enmanuel.  

Por su parte, Mercedes Espinoza, madre de dos estudiantes del colegio público Experimental México, de la capital, señaló: “La niña está en primer grado y hoy vinieron solo como ocho niños. Los padres no los traen por seguridad más que todo. Yo la traje hasta hoy (martes)”.

Ambas madres de familia indicaron también que los niños están saliendo antes de mediodía, por la situación.

Clases virtuales

Jorge Mendoza, director del Foro de Educación y Desarrollo Humano (FEDH), que coordina a su vez una red de docentes de todo el país, explicó que la asistencia escolar ha disminuido de manera sensible por la crisis que está atravesando el país, que ha dejado un saldo de 76 muertes y más de 800 heridos.

Según Mendoza, en algunas zonas rurales la asistencia escolar se ha disminuido hasta un 50%.

“La afluencia de estudiantes ha sido menor por la preocupación que tienen los padres de que les pase algo a los niños o en algunos colegios privados que han decidido desarrollar trabajos de manera virtual o dirigida, tienen plataformas virtuales que ahí envían las tareas a los muchachos para que no tengan que asistir al colegio”, explicó.  

Tal es el caso del colegio Calasanz, que aunque anunció la reanudación de las clases presenciales para este miércoles, había publicado en días anteriores en su página oficial de Facebook los enlaces con las guías de estudio de cada nivel educativo.

Calendario debe ajustarse

Por otro lado, el director del FEDH advirtió que las autoridades educativas necesitan reorganizar el calendario lectivo de este año para poder abordar el total del contenido estipulado para este año, para evitar que el impacto sea negativo en los mismos estudiantes.

“Hay afectaciones en la educación, en la calidad de la educación, porque no es lo mismo desarrollar contenidos curriculares de manera semipresencial o virtual que el desarrollo de las asignaturas de manera presencial y como está definido en el calendario escolar”, apuntó.