•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) encontró una situación "más grave" de lo esperado tras su visita a Nicaragua, sacudida por más de un mes por protestas antigubernamentales que dejan 76 muertos, dijeron el miércoles integrantes del ente autónomo de la OEA.

"La visión nuestra al llegar a Nicaragua era distinta a lo que vimos y luego de casi cinco días nos vamos con una visión bastante más grave de lo que pensábamos", dijo a periodistas la relatora especial de la CIDH para Nicaragua, Antonia Urrejola.

 Lea: Diálogo en Nicaragua pone en agenda adelantar elecciones y eliminar reelección

"Encontramos una situación más compleja de la que imaginábamos", coincidió el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao.

En rueda de prensa en Washington tras finalizar el lunes una misión para investigar la violencia desatada desde el 18 de abril en Nicaragua, ambos destacaron la "crisis instalada" por las manifestaciones en todo el país contra el gobierno de Daniel Ortega.

Urrejola, que participó vía Skype desde Chile, señaló "un ambiente generalizado de inseguridad y falta de confianza en las instituciones".

Abrao, en tanto, dijo que la CIDH constató "un padrón de violencia y represión" de las protestas y subrayó un "ambiente de intimidación, de amenazas".

 De interés: Sube presión en las carreteras por los tranques en Nicaragua

"Hay personas que se sienten aterrorizadas. Había mucho miedo de prestar testimonio a la comisión y las consecuencias y represalias que eso podía representar en sus vidas", dijo, aunque la delegación regresó con "maletas llenas" de documentación recabada.

"Es fundamental ahora que tengamos la capacidad de visibilizar lo que encontramos", consideró Abrao.

En su informe preliminar, la CIDH reveló "graves violaciones a los derechos humanos" caracterizadas por "un uso excesivo" de la fuerza pública y de terceros armados para reprimir las protestas.

Además, incluye "varios testimonios (que) hablan del uso de francotiradores" en Managua y Matagalpa (norte), lo que indica "la posibilidad de que se habrían registrado ejecuciones extrajudiciales".

 Además: Obispos aceptan a la OEA en el diálogo solo con Almagro

La CIDH documentó 76 muertos en el contexto de las manifestaciones, incluidos agentes policiales. Además, constató 868 heridos, de los cuales cinco están hospitalizados graves, y 438 detenidos, entre estudiantes, población civil, defensores de derechos humanos y periodistas.

"Este informe ayuda a sistematizar informaciones que no estaban integralmente disponibles para la opinión publica de la comunidad internacional", dijo Abrao.

Las recomendaciones de la CIDH

  1. Suspender cualquier acto de represión
  2. Estado debe garantizar el derecho a la protesta
  3. Solicitan crear un mecanismo de investigación internacional
  4. Garantizar la seguridad de los manifestantes, en especial de los estudiantes y sus familiares y los defensores de los derechos humanos.
  5. Ofrecer garantías para proteger a quienes denunciaron represión y abstenerse de tomar represalias contra ellos 
  6. Tomar medidas para investigar a los responsables de los actos de violencia y respetar las garantías del debido proceso para quienes están detenidos.
  7.  Asegurar que los operativos de seguridad cumplan los estándares internacionales
  8. Desmantelar a los grupos parapoliciales y adoptar medidas para prevenir que sigan actuando
  9. Respetar la independencia de los medios de investigación 
  10. Abstenerse de declaraciones públicas que estigmaticen a otras personas
  11. Sistematizar a personas atendidas en hospitales públicos y privados y publicar estos datos
  12. Investigar las denuncias de obstaculización en la atención de salud en los centros hospitalarios públicos
  13. Ratificar los instrumentos internacionales, en especial la Convención Interamericana sobre la desaparición forzada
  14. Mantener la apertura al escrutinio internacional, abriendo puertas para todos los órganos internacionales 
  15. Comprometerse a implementar un mecanismo de seguimiento para verificar la implementación de las recomendaciones y programar un calendario para nuevas visitas de la CIDH